lunes, 9 de agosto de 2010

Un león está rugiendo




Y yo que te quise…
Navegante de mis sueños
Lugareño de mi cuerpo
Labrador de mis valles
Contable 
perfecto
de mis 
lunares

De tanto amarte 
en silencio
de haberte llamado 
a mis soledades
de buscarte
por nidos infinitos del lamento
de coserme por dentro de tu herida
y querer pronunciar tu nombre

Los mares del desierto 
me han ido venciendo
llenándome de agosto
mis tristes ojos
de agua

Todo se nubla 
o se dilata
Mi alma se ha incendiado
como un fuego…

 Ya no soy hija del viento
ya no soy 
mi "soy del aire"
ya no quepo 
amor de nadie...

...Un león me está rugiendo
en el centro 
de mis centros

"mujer de aire"


5 comentarios:

Laura Caro dijo...

No escuches al león, Mayde.
Escucha el tintineo de tus lágrimas y corre lejos.
Un abrazo.

egomanías dijo...

Pobre Leòn herido de amor...preciosos tus versos, Mayde.
Un beso.
Leo

reltih dijo...

siiiii, ruge, ruge, ruge!!!! grrrraaaaaa

Carmela dijo...

De tanto amarte en silencio...
Que lindo, que triste, como la vida misma, experiencias de tantos :)
Me ha encantado.
Un bico

Amelia Díaz dijo...

¿Cómo que no eres de aire, mi niña?
Hasta mí ha llegado tu brisa fresca para ayudarme a respirar en este verano demasiado caluroso.

Leones a ti ...tú puedes con ellos!!!

Besos, poeta maravillosa.