jueves, 17 de febrero de 2011

Un relato breve de hace un tiempo revisado, " El viejo Peter Pan"



Yo nunca pensé que un día tendría más de 45 años, princesa.
Era el Peter Pan de tus sueños y solía imaginarme yendo y viniendo de tus pausas o de tus vuelos, de tu no confiar en mí la mayor parte del tiempo.
Yo no tenía muchas razones que darte por entonces y tú te ibas y venías y me inundabas cada vez con la lluvia de tus ojos.  
Ayer al fin te vi serena y radiante. Estabas sentada, en un banco del parque, leyendo un libro bien gordo como aquel que yo te regalé una vez. 
Pasé por delante de ti y me paré a mirarte, pero... Tú no reconociste el alma de mi sombra en estas ropas de mendigo.
La vida te sienta mejor que nunca, princesa. Tú, al fin has podido quemar todas las cartas mientras yo no supe cómo quemar todo el olvido.




* Este finde me pongo con lo del reparto de los premios "Stylish blogger Award"
¿Siete cosas sobre mí? ¿Tantas, Ame....;)? 
... Pero sí ya lo sabéis casi todo de mí...

3 comentarios:

Terly dijo...

Cortito pero intenso. ¡Qué triste no saber quemar todo el olviso! Quizás el protagonista de este relato lo que iba haciendo era mendigar amor que en mi opinión es aún más triste que no saber romper con el pasado.
Nos vemos en el Racó.
Un beso, Mayde.

Laura Caro dijo...

Me ha encantado, Mayde. Es un texto, como dice Terly, corto pero intenso, de los que llegan.
Un abrazo gigante, trilli.

Minhas Pinturas dijo...

Contundente, emocionante.
Léah
http://pinturaartesanato.blogspot.com