martes, 31 de agosto de 2010

Pensar en verde, verde...







A partir de ahora voy a saciarme de verde
Verde para mis días y para mis noches
Verde para mis sueños y para mis ilusiones
Verde para mi mundo entero
Que yo sé que me conviene
Que tanto azul por las nubes a veces inunda
Y te ahogas en un lago azul de lágrimas

Sé que me conviene:
comer muchísima más verdura,
montones de verdes e inmensas ensaladas
saciarme con un kilo entero de aguacates
en vez del negro chocolate
que tanto tiempo
me ha estado tentando
  
Así tendré la risa verde
El canto y los sueños verdes
Verdes los cimientos de esta ciudad cemento
Que ayer estuve pisando tan gris y solitaria
Verdes mis ganas de conocerte
Verde el vestido corto que yo me ponga
El día que en un avión verdi-blanco aterrices
Y vengas para raptarme de todo
lo que no quiera ser verde a nuestros ojos

Llegaremos descalzos a verdes territorios
Tú y yo solamente,
sin nada ni nadie más a cuestas
tenderemos una manta inmensa sobre la hierba verde
miraremos hacia el cielo mudos
con las manos reposando debajo la nuca
sorprendidos por un momento
de que ese cielo nuestro sea de un azul tan intenso
y de que las nubes anden corriendo como locas
para tapar el sol
Tú me estarás mirando mientras te diga:
_ ¿Y dónde has visto tú que se ponga el sol sobre un fondo  verde?
Y volveremos a estallar una vez más en verdes risas
Entonces, nos nacerán las prisas

Verdes serán, por supuesto, tus esperanzas
De conquistarme como nadie a hecho
Verdes tus ganas de besarme a cada momento
Verdes los sueños que enredes a mi mirada
Mientras yo nado entre los suspiros más verdes de la tuya
Y verde la mano que desciendas
Por las curvas de mi espalda

Pero un momento, alto
No vayas a pensarte
Que al vernos así desnudos de otros colores
Solo almas cándidas y verdor a nuestro alrededor
nada pueda escaparse de ser verde
Y yo no sepa amarte de otro color
Porque hay cosas que no quiero
que cambien nunca
y a mí la pasión siempre me ha gustado roja
y roja es cómo la quiero seguir viendo

Roja encendida, como una hoguera
como la sangre, como los mares de lava,
como la capa de un torero
como las amapolas que broten de nuestras bocas
como mis labios cuando se coman beso tras beso
las ganas locas de tu verde amor

Y ya el mundo detenido en un verde suspenso
la espera verde temblando entre tus brazos
el cielo rojo en el ocaso
mis besos rojos en tus labios

Tus ojos,
esos ojos que hayan venido
hasta mis verdes olivares
a adentrarse en mis verdes valles
a llenarme el mundo de verde horizonte
para dejarme por un tiempo desnuda de otros colores
Esos ojos con que al quitarme el verde y corto vestido
me estés quitando también el gris de los días turbios
el marrón derretido de las horas largas
y el azul llorón de los poemas
que he estado escribiendo
antes de pensarte en verde…

Esos ojos tuyos,
los quiero negros
Negros como la noche, como el abismo
como la muerte y el luto
como la resaca que deja amar tan sólo en verde

No los quiero de otro color más que el negro absoluto
Como el silencio, como la incertidumbre
como mi miedo a mirarte y no poder dejar de hacerlo
como cada cosa inquietante de este mundo
que alguna vez me ha dejado
el alma al descubierto
y completamente muda


An Adagio By Francis Lai



9 comentarios:

Leonel dijo...

Tu reclamo de verde, me sabe de esperanza, la misma que quieres para que no se pierdan los matices que hacen que el verde sepa de mañana.
Un beso verde, mujer de aire y de alma azul marino.
Leo

Taty Cascada dijo...

Morderás de la verde manzana, para terminar de morder los rojos labios. Si la vida es verde, roja, azul o naranja dependerá cómo la veremos cada amanecer...Quizás por eso los colores se instalaron en la naturaleza, para aprender y vivir de ellos.
Un beso Mayde.

Paloma Corrales dijo...

"Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas" y que se mantenga ese verde en tu mirada como si fuera recién ianugurada.

Besos, dulce niña.

Jose Zúñiga dijo...

Verde. Y rojo. Y negros otros ojos.
Los colores que visten este espléndido poema.
Bs azul

Mayde Molina dijo...

Leo,
Tienes mucha razón, el verde siempre acaba siendo montones de esperanza, así que mejor que nunca nos falte el verde amigo mío.
¿Cuál es el alma azul marino, la tuya o la mía..jajja? yo creo que la mía es azul clarito…:)
Otro beso verde para ti, Leo. Feliz noche

Taty,
Así debe ser Taty querida, cada color para vivirlo según necesitemos en cada momento de nuestra vida. Besos, linda

Paloma,
Y el barco sobre la mar y el caballo en la montaña, verde que yo te quiero verde, ay sí….
Me has dado ganas de volver a escuchar de nuevo el verde que te quiero verde, de García Lorca.

http://www.youtube.com/watch?v=Vd_adfKReEI

Montones de besos para ti también linda


Jose,
Gracias Jose, eres un solete rojo :)
Besos y feliz noche

Leonel dijo...

Si ves el agua del mar azul transparente de mi tierra, estoy seguro que identificarás tu alma con ella.
Un besazo.
Leo ;)

reltih dijo...

excelente grito. me gusto.
besos

Laura Caro dijo...

Me gusta esta Mayde verde que no quiere olvidar la pasión roja ni los ojos negros.
Te favorece al alma este color.
Un besazo.

Mayde Molina dijo...

Leonel,
...Dios...de dónde habrá salido este hombre??? Eres un verdadero cielo, Leo.
Debe ser preciosa el agua de tus tierras, como para derretir cualquier alma, sea del color que sea.
Besos y gracias por tu magia permanente aquí :)

Adolfo,
gritos verdes como la esperanza, que nos inunde el mundo entero. Un besazo, amigo

Laura,
Hay cosas que nunca podremos cambiar de color, a la pasión su rojo más rojo, a la esperanza su verde de siempre, al alma y a la ilusión que cada uno le pinte el color que quiera.
Besos preciosa, muy prontito en vivo y en directo, ehhh!!