jueves, 10 de junio de 2010

Poetas del vano mundo...



Tuvimos siempre las alas rotas
los silencios hambrientos de tantas verdades
que no nos dejaban ellos pronunciar

Nos taparon con vendas tupidas los ojos
y tuvimos que tener los sueños prendidos a las noches lunares
y así mientras ellos dormían
agotados por el peso de sus días
nosotros despertábamos
y la luna era la cuna de nuestros quereres
y de nuestros versos escribiéndoles la vida
y volvíamos a levantar las alas
quebradas pero aún útiles
porque minúsculas partículas
caídas del polvo de los ángeles
ataban cada anochecer sus hebras
y nos las recomponían
y así nos las alzaban
y volvíamos a ser el vuelo y la danza
desatándonos las manos de sus amarres
para vertirnos libres entre los versos
mientras ellos solamente
dormían mudos las horas
sin vernos

Fuimos poetas del vano mundo para los que se llamaban:

"Hombres del progreso"
de la nueva era
cuando eran sólo los esclavos de su carne
y de su materia descompuesta y maltrecha

Nos hicieron remanso de sus olas
orillas donde verternos miserias y oscuridades
y ríos enteros de petróleo
por los que se habían comido el corazón a cachos

Se rieron de nosotros y de nuestros gritos al viento
reclamándoles la paz del mundo
la voz blanca de la libertad
y el amor como única causa para movernos
y que no hubiese jamás
ni un solo niño pasando hambre
bajo los cielos
donde habitaba
el hombre triste del progreso

Nos llamaron a nosotros "criaturas fantasiosas e irreales"
utópicos idealistas
nos tacharon de rojos, de republicanos, de vanos,
de irreverentes, de prosaicos y de cobardes
por no empuñar sus armas
para matar a nuestros propios hermanos

No quisimos vencer en sus batallas
pero nos hicieron besarles hincados de rodillas
las manos enjoyadas a sus ovispos y a sus cardenales
y nos hicieron izar las banderas de colores
que alzaban ellos al viento
a nosotros que no éramos la patria
sino el mar abierto al infinito
allí donde nuestra única bandera era el inmenso azul

Nos quemaron en cientos de hogueras
como a las brujas y a los sapos
inquisitivos y con las capuchas puestas
para que no les leyésemos la muerte
palpitando en los ojos

Desde el principio de todos los tiempos
encendieron sus fogatas con nuestros versos
por ellos proscritos
y a veces llegaron a hasta fusilarnos
de un tiro en el pecho o en la nuca
para tratar de borrarnos de la historia
como a Lorca
y así levantar sus egos de grandeza
sobre nuestros cuerpos ensangrentados
y así sentirse ellos los únicos dueños de este mundo
¡malditos hombres grises!

De un mundo que sin poetas, sin utopía, sin manos blancas,
ni ojos limpios,
ni versos, sin lamentos derramados
palabra sobre la arena,
sin luces encendiendo el alba
todo era un navegar hacia las sombras

Quisieron vendernos sus verdades absolutas, sus credos absurdos
y sus religiones asfixiantes
quisieron que fuéramos un gran rebaño de borregos
siguiéndolos

Nos metieron a Dios preso en las catedrales
nos hicieron levantar templos de inmensa piedra indestructible
allí donde antes nacía la hierba
donde los niños jugaban y corrían y se hacían hombres
bajo los ojos del verdadero Dios de los cielos

Nos dijeron románticos infelices
naúfragos de los sueños rotos
e insatisfechos de carne y de espíritu y de sueño puro
siempre ellos
no creyeron en nuestro amor ni en nuestra libertad
ni en nuestras montañas de fe
y nos hicieron con sus manos cicatrices en el alma
con hierro candente las prensaron
marcándonos como al ganado
hasta la muerte

Se llamaron:
ESTADO, MINISTROS DEL INFIERNO, ABOGADOS DEL DIABLO,
CURAS NEGROS, ECONOMISTAS HAMBRIENTOS,
LICENCIADOS EN AQUÍ TE MANDO Y AQUÍ TE ORDENO

Se comieron todo el pan de nuestros hijos
profanaron el cáliz y el vino sagrado
Nos dejaron el mundo sin pájaros y sin cantos de ruiseñores

Y ahora que son huracanes furaces
abriendo sus fauces hacia la inmensa nada que les quema
y les arde
rasgando sus carnes
como lobos hambrientos que se han comido ya
hasta el último cordero de la tierra

Ahora nos preguntan a nosotros:
"los poetas, los ilusos, los niños grandes y llenos de sueños"

¿A que lugar pudieran llevar sus pobres almas deshabitadas
para salvarlas?
ahora que ya no les queda
nada que quebrar entre las manos
nada con que sostenerse
nada que dar de comer a sus hambrientos egos


Ahora que el cielo les está lloviendo encima
toda la negrura de sus amargos llantos
ahora que el mundo se empieza a romper
sin remedio en mil pedazos
enterrando por fin
entre sus escombros
sus deshonrados y miserables nombres

... Ahora, que fuimos nosotros los poetas... ya volamos hacia otro mundo
libres de ser "hombres del progreso"
ahora que por fin tenemos
el alma cerca del CIELO
Y NOS LLAMAMOS LIBERTAD
Y NOS LLAMAMOS SUEÑO


mayde molina

...a todos los que se sienten poetas de este mundo
a todos mis amigos constructores de espacios en el aire donde poder vivir con la palabra libertaria
entre los labios





Imagen "les invalides" de Teresa Salvador, "Fábulas" en Flickr:


6 comentarios:

Noray dijo...

Después de leer tu poema, me alegro profundamente de sentirme un poeta.


¡Qué belleza de nombre! ¡Mujer de aire!



Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Este poema es MARAVILLOSO.
Te lo agradezco.
Y te aplaudo.
Gracias por escribirlo.

Besos.

reltih dijo...

tremenda crítica; para todos esos putos que se creen los dueños del planeta. muy buen tema el tuyo.
besos

Mistral dijo...

Un poema interesantísimo.

Un placer leerte

Mayde Molina dijo...

Desde aquí mil gracias a cada uno de vosotros, mis poetas...
y amigos y hombres, nombres y dueños de los preciosos versos, que cada uno de vosotros escribís y yo me bebo y me alimento día tras día con ellos.

Teresa Fábulas dijo...

No sé escribir poemas, pero leyéndote me siento poeta y mi alma roza el cielo y me llamo libertad y soy toda sueños...
Gracias, Mayde, un beso muy muy grande!