viernes, 19 de junio de 2015

Como no haberlo imaginado...


como no haberlo imaginado
espejo
solo somos espejo
sorda a la voz que susurraba
¡no!¡no!

dejarse amar sin amor
y que el espejo 
cobre en tu ser 
la forma
el color
el crudo dolor del otro

venimos a reflejarnos
porque eso nos hace humanos

sorda a la voz que susurraba
¡no!¡no!¡espejo!
deseaba borrarte en mi memoria
y eso daba más poder a la horma
la ira
el dolor
el desacuerdo

ahora
la voz en off me susurra:
                "No se ama sin amor"

ahora me respeto
te respeto
nos honro

tú y yo 
nosotros
éramos reflejo
dos aprendices 
de un mismo juego

ahora sí lo reconozco 
         te honro
         te libero
         me libero

aprenderemos, amor, aprenderemos
para eso 
ahora solo somos 
                 humanos


sábado, 9 de mayo de 2015

Hace falta...


hace falta caerse del letargo
acaso un dios en femenino
reescribir los ancestros
con la voz del instinto
hace falta el útero y la madre
la tierra generosa 
la honra
revivir la memoria
de las rosas dormidas
hace falta un camino
una literatura a prueba de aullido
saber que no estás sola
que el mundo no es injusto
contigo
que nada ni nadie
serán tu losa

hace falta un indulto
llamar al corazón camino
morada
pueblo
a la tristeza sentirla
arteria desarbolada
hace falta vestirse
con alma de mujer
para reconciliar las bestias
el páramo de duelo con el hombre
hace falta el perdón de los siglos
 redimirse a la ley de la soledad
creerse y recrearse
amarse con niñez absoluta
y sobre todas las cosas


hace falta soñar que estamos vivos
que somos y nos necesitamos
que eso es lo que es
que de la mano abierta 
nace el árbol y el trino y el trigal
que estamos esperando
para vivir 
sin vértigo


jueves, 30 de abril de 2015

T´escric un somni/ Te escribo un sueño


T´escric un somni que m´ensopega als dits
A dins meu es de nit i fora sóc rosada
cercant-te un bosc de faules 
a les fosques
No tinc cap vers per tu
duc un incendi al pit
Una rosella m´encen de dins a fora 
i sóc el maig ferit als llavis 
Els mots resten dormits mirant-te als ulls 
Tinc els dits fent camins 
rierols que solquen els teus flocs rinxolats
Camins humits que neixen a la llengua
i a cau d´orella un cant que et diu secrets
"Res ha de ser prohibit en aquest instint. La pell, la set, el cim de tu i jo"
Res mes bonic que el teu déu nu i estès 
sobre els llençols
I ahir fos tot plugim i cor d´abril
però avui la nit es torna maga
i Maig dispara
la lluna està minvant a la finestra
de sobte ens riu la vida
El meu ventre batega i sé que tu transpires
El desig es arritmia 
que entre fractals i ombres es desboca
Les mans ara son branques d´aquest arbre
La cremor de la sang 
ho saps
no té paraules
L´esclat febril del sexe que es proclama
i l´animal que neix es tendre i fosc
precipitat no sap
que s´incendia a les boques
No sap si el bes es teu o meu
si es foc o es aigua el bes que es besen
I aquell gemec que aboques darrera el meu clatell
clama la set dels pactes de la carn
el bram profund del cor de l`oceà
I jo sirena
serena i clara sóc
Sóc en la veu que reconeixes
i potser no sabré que mes enllà de mi mateixa o la paraula
la dona que ha d´estimar-te 
constelarà en la deessa
i estic vivint ocells que volen
de pit a dins cap a tu
i sóc la nit que miola 
l´instint que tu em dibuixes a les mans
I jo lletraferida
escric contes prohibits
mentre arribes
contes que ja no son poemes 
sino flames encenses com un far
llunyà i a l´horitzó 
perque tu llegeixis
allà tan nu al teu llit
mentre somies...
Res es mes cert que això
Que tu 
la nit i jo
la lluna nua jugant als ventres nus
la sal llunyana al mar
i a dins la veu
la cançó
la dona que respira del teu cos
els nostres gats que miolen
 el teu home s´escriu 
i no sap de poemes 
però creu en la llegenda
la pell d´amant 
el bes flama de l´alba
el zel que es com la nit
al bosc
 la dona d´aire
el foc
la fam 
i l´home
els nostres cossos 
que tremolan
i es desfan

Els Déus de pell
s´invoquen 
a la carn



Te escribo un sueño
que tropieza entre mis dedos
Dentro de mí es de noche
y fuera soy rocío 
que anhela para ti el bosque de las fábulas
No tengo ningún verso
llevo un incendio en el pecho
Una amapola me enciende de dentro a fuera 
Soy mayo herido entre los labios
Las palabras se duermen mirándote a los ojos
Mis dedos trazan caminos
arroyos que surcan tus mechones
tus rizos 
y húmedos senderos que nacen en la lengua
Un canto te susurra secretos al oído
"Nada estará prohibido en este instinto. La piel, la sed, la cima de nosotros”

Ayer era la lluvia y el corazón de abril
Y hoy
ya ves 
nada es más hermoso 
que tu dios desnudo 
tendido entre las sábanas
La noche es maga
Mayo dispara
Mi vientre late y sé que tú transpiras
la luna está menguando en la ventana
y de repente la vida nos enfrenta y sonríe
El deseo es arritmia que desboca entre sombras y fractales
Las manos son las ramas de este árbol
El ardor de la sangre
lo sabes
no entiende de palabras
El estallido febril del sexo se proclama
el animal que nace es tierno
oscuro e impaciente
se precipita 
no sabe que se incendia entre las bocas
no sabe si el beso es tuyo o de mis labios
Si es fuego o agua el beso que se besan
Y aquel gemido que dejas tras mi nuca
clama la sed 
los pactos de la carne
el bramido profundo del corazón del océano
Y yo sirena
serena y clara soy
Soy en la voz que reconoces
y quizá no sabré que más allá de mí misma
y la palabra
la mujer que ha de amarte
constelará en la diosa
y voy viviendo en pájaros que vuelan
del interior de mi pecho hacia tus ramas
y soy la noche tuya
la noche que maúlla
Soy este instinto que tú dibujas en mis manos
Soy la literatura herida
Y ya sólo te escribo cuentos prohibidos
mientras llegas
y ya no son poemas
sino llamas que prendo como un faro lejano 
en tu horizonte
para que tú los leas 
desnudo
en esa cama
mientras sueñas ...

Nada más cierto que esto
Que tú
la noche y yo
la sal lejana sobre el mar
la luna tan desnuda
jugando entre los vientres
y dentro de la voz
en la canción
la mujer que respira de tu cuerpo
 nuestros gatos maullan
y tu hombre se escribe 
y no sabe de poemas
él cree en la leyenda
quiere la piel de amante
el beso en llamas como el alba
el celo como la noche al bosque
y en la mujer de aire
el fuego
el hambre
el hombre
nuestros cuerpos 
que tiemblan
se deshacen
...

Dioses de piel
se invocan
en la carne

martes, 21 de abril de 2015

"Las jaulas"


Usted no tiene patria ni ha venido a este mundo a conquistar su suelo. Usted no tiene jaula ni jaulero. Usted es su propia jaula. Justo el límite sin riesgo de poder ser usted mismo, que se impone a sí mismo.
Usted no tiene un corazón dueño de nada ni de nadie. Ni nada ni nadie debiera ser dueño de usted y su corazón. De hecho no es que usted tenga sencillamente un corazón, es que usted es su corazónSu impulso de estar latiendo precisamente aquí y ahora. Y usted, como yo, es porque Es en cada uno de sus latidos y sus gestos y usted es, en su camino su oficio por y para con el mundo. 

Y usted, que ya sabe muy bien que es su verdadero sabio, vive en peligro porque hay demasiados, que sin ser como usted o como yo, piensan que los hombres deben ser los dueños y señores de las cosas a las que pusieron nombre. Y las cosas son cosas y usted y yo sabemos, que cuantas más acumulamos menos espacio nos queda para SER más allá de ellas y más poder seguimos otorgando a los que nos dictan: "esto, es la felicidad"
Y usted sabe que hay demasiada gente que se muere de hambre por el mundo, mientras ellos nos siguen señalando las cosas y repiten: "esto, es la felicidad". Y sabemos que hay infinitos baremos para momentos que vivimos con más o menos dicha, independiente de las tantas cosas que en ellos poseímos. Sabemos que hay gente con la que nos sentimos en perfecta armonía y gente de la que desearíamos escapar nada más verla.
Y como todos sabemos que nuestro mundo es redondo, que todo es cíclico y que seguiremos girando repetitivamente con el planeta buscando el día tras la noche. Sabemos que hay un universo inmenso e infinito y que el hombre puede lanzar naves al espacio y hasta pisar la luna. 
Nosotros sabemos muy bien que las leyes naturales establecen un orden preciso y sabemos que existen diferentes dioses y religiones y tantas, tantas guerras abiertas en el mundo como feroces poseedores de seres y "cosas" valiosas.
Y sin embargo, usted y yo que como pájaros estamos soñando siempre nuestro vuelo  y como niños lloramos a veces el miedo ante el espejo, como hombres, hijos del putísimo progreso; vivimos cavitando en enjambres de cemento hechos por el hombre y su glorioso sueño de ser amo y señor de las cosas que podrá obtener tras gran esfuerzo para llenarse de vacua felicidad las manos. 
Y vivimos lejos de la naturaleza y ajenos a las leyes naturales. Vivimos entregados al progreso mientras que otros siguen muriendo de hambre y opresión. Pero ¡oh!, nosotros, afortunados, seguimos apretados en enjambres luminosos que nos ocultan las jaulas de nuestros egos, aquellos que dominan las mieles de nuestro espíritu.

Y así es como usted y yo hemos llegado a este punto de dejar a tan mal recaudo nuestra propia libertad
Como usted y yo, tan sabios, vivimos en una confortable pero estrecha jaula. Como usted y yo y tantos otros tantísimos tontos, hemos llegado a ser nuestros propios jauleros.

Cita de C. S Lewis
Imagen obtenida de la red

domingo, 12 de abril de 2015

Ojalá fuese un estado...


Ojalá fuese un estado la ternura
Una institución 
el amor universal por cada ser viviente del planeta
Pero es que a veces hay nieve en mi intemperie
y sueños en que te partiría los huesos 
uno a uno

Fuiste 
eres 
serás
principio 
de irrealidades
Vives en cada uno de los hombres 
que he y me han amado
Es así porque insiste el lenguaje
y mi voz
te sigue 
tejiendo 
como la noche al verbo
En mi llanto de exilio
fui cada uno de nuestros eros
pero ninguno de tus dioses

Tú aún vives en el aire
yo en la mujer 
que de ceniza y barro
se reitera
La que nace más libre
desde la pulpa abierta de la tierra
A mí me lo han contado todo del amor
y sus guerras
de los pequeños y grandes dioses
en los que cree una humanidad
hoy poco digna de tal palabra

Ya solo huyo del abismo
al que me lanzo
si te sigo nombrando
ahora que sé 
cómo me amo
Vibro en esta suerte de sentirme 
vivísima
habiendo sido herida
en mis cuentas del pasado
Yo ya no tengo un corazón
llevo una hermosa selva inexplorada
Soy mi aborigen
mi enredadera
mi causa
mi palabra
mi intransferible 
mujer vivida

Creo en el dios supremo
de las pequeñas cosas  
el de los nadies y ningunos 
de Eduardo Galeano
Soy por el amor de pueblo 
que aún me cabe en el pecho
si pienso
que tú 
debiste llegar a mí
para ser 
mi parapente
y mi quitamiedos

Me prodigo en este trigo llano
que nos estamos dando con los míos 
Ya sé sentir que vivo a mi libre albedrío 
y en la frondosa ternura de los días
Anhelo siempre un pedazo de mar en mi ventana
y ya he llegado al día de estar agradecida
por cada fractura de amor
Sé  que por haberte vivido
en aquel corazón de tregua
de antes de mi selva
Soy 
la de ahora