domingo, 23 de enero de 2011

Ciudad Bengala





Ciudad bengala

Dime qué hago…
Cuando cae la noche y mis ojos buscan concentrarse, leyendo esos libros de medicina antigua que no llego a comprender por qué de repente me empiezan a hablar de ti…
Dime qué hago con mis manos, cuando también me hablan de ti, cuando en su tacto se inventan ser las tuyas, cuando a la luz de la luna y de las velas, me dibujan y la carne me tiembla y la noche se me llena de poemas, que aún no pude escribir. Qué hago, cuando he olvidado las pautas del lenguaje, queriendo reinventar cada palabra,  prendiéndoles las alas que me faltan, para volarme a tu almohada y ser la exploradora de tus vértices desnudos.
Dime qué hago con mis dedos, cuando no me vence el sueño, qué hago con las yemas que repican, jugando con las teclas  y son las locas notas que bailan sobre un piano imaginario y me hablan de ti y me suben a un bolero que me enreda a la silueta de tu cuerpo.  
Dime qué hago con mi boca, cuando susurra de ti a cada movimiento de los labios y aún  transita el invierno en este calendario, colándose por los días, tan cortos y amarillos, sedientos y ausentes de nosotros y eso que aún no saben que nos deben todos los besos y todo el fuego y toda el agua y todas las danzas y las lluvias de esta tierra, cuando por fin nos estalle la primavera.
Dime qué hago con este derroche sin sentido, cuando la noche se me pone boca abajo y todos los semáforos están en rojo y no puedo cruzar tus calles y esta ciudad, se irá a dormir sin bengalas.
Dime qué hago con mi calma, cuando me llamas de madrugada y se quiebran las fronteras y las distancias y estás otra vez en el kilómetro cero de mis piernas, subiéndote a mi impaciencia, soñando en tus dedos, la cadencia y el susurro de las olas.  
Dime qué hago cuando hablas y el mundo es la saliva que dictan tus palabras, los latidos que golpean en mi oído al otro lado del hilo, los besos con eco y con sonido y sabor inenarrable de tu boca.
Dime qué hago con esté camisón abierto, con este rumor de vientre desbocado, con estas ansias y estas ganas, con esta mano libre y con la otra,  con ese tono satén e incandescente que pronuncian tus labios, con esta risa de agua, con este amor y entonces pienso: tal vez sí, quizás será que sí, que tu ciudad y la mía, se duerman esta noche bajo bengalas.


7 comentarios:

Laura Caro dijo...

Jo, hermana.
¡ Qué prolífica eres! No puedo seguir tu ritmo. A partir de ahora me declaro la " hermana lenta".
Qué bonito cómo describes esa sensación de distancia y amor...
Me encantó.
Cuídate mucho, mi niña.
Besos.

Amelia Díaz dijo...

Una pasada Mayde, preciosa.
Yo sé de esas manos que teclean y se pierden y se encuentran.
Pero nadie como tú ha descrito esa ciudad de bengalas

Besos enormes, trilli.

Mira, hoy, las tres juntitas!!!

Taty Cascada dijo...

Sólo él puede saciar las ansias desmenuzadas en versos. Sólo él puede liberar tu vientre, de ese camisón. Sólo él tiene el calor que anhelan esas manos.
Un beso Mayde, hermosa prosa digna de tu pluma.

Carmela dijo...

Ya se que la prosa me gusta mas, pero es que tu lo haces genial meniña.
Bicos y sigueeeeee

angelcifu dijo...

Precioso, liberada de la métrica y la rima te creces por encima de las palabras, te deseo un reencuentro de fuegos artificiales
para quien merece amor.

SAlud y alegría.

Anna Rossell dijo...

Mayde, em sembla que et creixes escrivint prosa poètica; sembla que és allò més teu. A qui la llegeix li sembla que per a tu és com "bufar i fer ampolles", és fluïda, senzilla (però gens simple), carregada d'imatges suggerents. Un petonàs.

Pepe dijo...

Bien... Yo diría que si no hay lugar donde depocitar toda esta poesía bellesima, alguna o varias noches, que la saques a dar una vuelta por el mundo que de seguro habrá mucha gente muy feliz de toparce con todo esa energía sensata.
Me gustó mucho el texto y, por ciero, me gusta mucho Jazmín y la manzana... también, cuando son verdes, me gustan mucho con Kanikama y salsa golf; pero supongo que eso es otra cosa, aunque me parece que nunca está de más dejar en claro nuestros gustos, entonces te digo: me gusta mucho como escribís!!!

Abrazos!!!