jueves, 1 de julio de 2010

Los herederos de Macondo



Los herederos de Macondo

“Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.
El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados  plantaba su carpa cerca de la aldea, y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer los nuevos inventos”.

Cien años de soledad
G. García Márquez


El mundo se había convertido en un lugar tan viejo, que apenas quedaban nuevos nombres para mencionar los extraños e imposibles inventos que seguían sucediéndose uno tras otro, a lo largo de la historia de la humanidad.
Tiempo atrás los científicos habían tenido que acudir a aquellos larguísimos vocablos del latín para nombrarlos, devolviendo al presente de las lenguas, la cuna y el origen de lo más antiguo. Y esa nomenclatura, con nombre y apellido, era a menudo demasiado difícil de recordar para nosotros, las gentes de a pie...

Ya no se señalaban las cosas con los dedos para nombrarlas, sólo se señalaban a las gentes con el dedo alzado... para juzgarlas.
Eran días de torpezas, de insensatez perpetua, de quebrarse los ojos y los llantos con la prensa abierta entre las manos: leyendo la infinita retahíla de "malas cosas" sucediendo día tras día en cualquier  rincón del mundo.
Eran días en que trataban de apretarnos el alma chica y la razón contenida, entre las comedias y falacias de los políticos, de los malos gobernantes, de los hombres de poder. 
Andábamos, tratando de escapar, de los credos de las religiones absurdas, que aun en estos tiempos, nos hacían sentirnos pecadores y en pecado cada vez que tratábamos de caminar hacia delante y simplemente tratar de ser un poco más libres…

Eran tiempos tremendos, de apretarnos más aun los cinturones, con esos miles de recortes y tantos por ciento robados de nuestro pan, de nuestro vino, de nuestro sudor, para tratar de hacer en vano, que la economía de esta España “piel de toro” no siguiera cayéndose en picado, por los malos quehaceres de sus poderosos, que seguían, como siempre, quitando a los mismos y para seguir llenando las mismas consabidas arcas.
Eran días y más días que transcurrían, a veces escasos de fe, otros demasiado faltos de esperanza.
Y eran días de calor y de muchedumbre en las calles, de soledad entre las manos, de televisores mostrando “grandes hermanos y hermanas” y otras patéticas comedias, reseñas del exhibicionismo y de la miseria humana.
Eran días de malos sueños, de tele-basura a cualquier hora del día, y a veces hasta prodigaba, pantalla a lo grande, la mala literatura de mano de famosos y famosotes que querían seguir viviendo eternamente del cuento, sin tener nada importante que contar.

Eran días en la que la banalidad de lo real nos hacía ser peces boqueando perdidos en las aguas del océano, cuando deberíamos haber sido aves volando en libertad hacia los cielos.

Pero a pesar de todos esos malos días por tantos y tantos motivos y razones que se iban acumulando, también llegaban con la nueva era las gentes del prodigio, del mundo creativo, de los sueños…

Asomaban a la tierra del hombre los niños índigo: aquellos infantes inmensos y azules, con caras de ángel, y corazón grande, que aun no encontraban la forma exacta de enseñarnos a salvar el alma y el planeta. Y sin embargo, ahí estaban, batallando juego limpio con sus blancas manos, con sus ojos abiertos...

Y se nos iban yendo con sus sueños, uno tras otro los grandes magos de las letras de nuestros días. Teníamos demasiado cercana en la memoria pérdidas como la de Mario Benedetti,  Gabriel García Márquez,  Miguel Delibes y más tarde y muy reciente la del gran Saramago. 
Entonces, las ciudades, quedaban llenas de sus prosas, pero vacías de sus causas y de sus verdades  gigantes como puños.

Y cada uno de ellos se iba sin marcharse ya nunca, sin dejarnos jamás,   haciéndose legado hermoso con su memoria viviente en las letras. Y como  almas poderosas, eternamente vivas, pasaban a ocupar un lugar de prestigio en cada biblioteca del mundo y en cada casa donde las letras habitasen todavía un espacio  importante.
A sus miradas eternas de niños, y a las nuestras, quedaban prendidas por siempre la nostalgia de haberlos leído y así vivido también un poco, y de sentir el orgullo de poseer en nuestro hogar, sus tesoros: alguno de sus libros brillando en los estantes, con sus nombres limpios, impresos en cada canto.

A mi me gustaba tenerlos bien ordenaditos para encontrarlos al primer golpe de vista, para retomarlos cada tarde nostálgica de domingo…
A veces necesitaba muchísimo sentir las pautas de mi loco amar junto a Benedetti, o Pablo Neruda, y otras muchas me perdía en silencio a llorar junto a Lorca, o me reencontraba camino andante junto al gran Machado.
Otros días acudía alma desbaratada a Delibes, o vivía en los días infinitos de buscar crecer en vocabularios e imaginación al viento de la mano del gran G. García Márquez y también del recientemente perdido e inmenso maestro Saramago.

Por suerte para todos nosotros, para cada uno de nosotros, otros iban  llegando para iluminarnos y así se hacían herederos de la magia de la prosa, convirtiendo sus letras en las letras del nuevo viejo mundo, convirtiéndose en los nuevos grandes de la literatura,  para el deleite de los que gustábamos encontrándonos alma abierta y en paz entre las letras. Y eran tan gigantes pensando y relatando mundos, como Almudena Grandes, o Isabel Allende, o Ruíz Zafón, o Vargas Llosa, o Pérez Reverte, o Ken Follet, o Murakami (ese sol brillando allá oriente lejano), o…
Cada uno de los cientos de ellos que me dejo…
No quiero olvidar y se me hace necesario nombrarlo aquí, aunque  sea todavía menos conocido por todos vosotros, pero no por ello menos grande, a mi buen amigo y novel escritor  Rodrigo Díaz Cortés; el chileno-catalán que ganó recientemente su primer “Vargas Llosa” con su novela “Tridente de Plata”. 

Los sucesores de Macondo, estaban siendo ahora  cada uno de ellos.

Y habitando en paralelo, en otros pequeños mundos... más allá de los libros impresos, justo por dentro de las pantallas de nuestros ordenadores, empezaban a surgir poetas y soñadores, grandes rebeldes de alas quebradas, hombres y mujeres del verso que llenaban los buscadores de google con su poesía en los blogs, que como alas al viento en el aire volaban, y así se nos mostraban y nos acercábamos a leerlos y a admirar secretamente sus poemas.

He ido conociendo ahí "en el aire" a mujeres hermosísimas, de palabra abierta y  pluma prodigiosa, como Ada Menéndez  en sus GOTAS DEL CANTÁBRICO,  a Amelia Díaz en su inmenso MAR ETERNO, a Adriana Bañares la prodigiosa la niña de las naranjas, a Aurora la  gorriona destilando versos en su casita malva de El sendero secreto del gorrión, a Carmela en sus Pétalos al vuelo, a Carmela Rey en su faceta de mujer poeta en CARMELA REY Artìfice de poesías... y en la de narradora de historias entrañables en CARMEN REY "Relatos de Bolsillos", a Débora  Vukusic poeta y mujer polifacética en su abeja con orejas de lobo, a Eva Márquez en sus Cosas que nunca te diré,  o  a Lucía Fraga en su Nostalgia del acero, a Laura Gómez Recas en su fecundo y hermoso Hortus Liber, a Laura Caro y sus Poemas desanclados, a Mamen Alegre en su Poesía al sol, a Marisa Peña en los papeles de claudia, a My con sus inmensas sin alas.. volando versos, a Nares Montero a puro arder a fuego y A quemarropa..., o a Paloma Corrales en su preciosa alcoba paralela, a Paz Hernández en sus Entre completas y vigilias, a Sofía Serra poeta y gran fotógrafa en El cuarto claro (Sofía Serra) y a Taty Cascada y sus bellas secuenciasdelalma ...
Y a muchas más que aun no he llegado a tener la suerte de leer y así conocer, al menos un poquito, entre las líneas de sus versos.

También en nuestras pantallas, nos vamos encontrando día tras día, con los hombres actuales del gran verso, del verso fino y delicado, del bien y buen hacer en sus poemas… como el indomable Batania, el fiero Neorrabioso tan admirado por todos nosotros, o a Casiarturo en su blog ¿esto es un blog? CASIARTURO, o a David González en David Gonz�lez, Poeta,  a Eloy Sánchez lloviéndonos mágico  y prodigioso con sus versos en lágrimas en la lluvia, o al poeta y amigo de todos Francisco Cenamor haciendo de sus ratos libres de poesía y vida una asamblea de palabras para que todos sepamos cuanto sucede en los mundos de letras, o a Fernando Sarría en su blog de poesía Fernando Sarría, o a Jorge Muñiz Al otro lado del mundo, a Noray y su verso hermoso abierto al océano inmenso en Desde mi noray, o a Quebrantaversos despeñando versos para llegar al tuétano en su QUEBRANTAVERSOS :: Recitales de poesía - Poetas Barcelona, o a José Luís Zúñiga con su buen hacer volar la letra como el  maestro que es en el tiempo a destiempo,  a José Romeo en sus Lectores Inquietos, a José Luís Mateo en su YOUTUBE/JOSEPOETA,  a el poeta del amor y la libertad Santiago Tena con sus inmensas palabras de  amor y libertad, a Miguel Schweiz pintando versos allí Donde se posa el Sol,   a Mistral recitando sus Secretos al viento, a Adolfo Payés poeta y escultor maravilloso en sus adolfo payés - poemas, a Salvador Pliego en su hermosa SALVADOR PLIEGO - POESÍA, a Retilh (adolfete para los amigos) siempre en las poderosas En ancas de la razón, o el indomable Toro Salvaje y su buen Justiano tratando de hacer de este mundo un lugar mejor en TORO SALVAJE,  a Ricardo Miñana  en Pensamientos de un hombre o en  Ricardo Miñana poesía, a Terly TERLY - Extremeño en Cataluña, o a mi buen y gran amigo lejano Byron Gónzalez el  poeta nicaragüense afincado desde hace tanto tiempo en Canadá en byronever :: The poetry of Byron Gonzalez ::: Nicaragua, Canada Ideas and Poems 
Y repito,  los miles de más,  que no es que olvide... sino que igual que a muchas de ellas, aun no he tenido la suerte de encontrar y descubrir  y están ahí en el aire esperándome, y así os pido al que me lea, que me hagáis saber de su existencia para poder seguir creciendo con sus versos.

Y caminando junto a los poetas, por senderos paralelos,  en estos mismos espacios que asoman libremente frente a nuestros ojos, en una estancia de redes vivientes y bien tramadas, nos vamos encontrando también con los nuevos soñadores y creadores de historias y así aprendemos a recorrer la vida AGUAS ABAJO de la mano maestra de Codorniu, a admirar el hermoso mundo que ven los ojos de Firenze en * dejame que te cuente, o a "Imaginar Lebowski" en Imagina Lebowski con la pluma volante de Andrés Portillo, a beber los mundos de Alberto Bilbao en Itoitz (Mi estación literaria), o a sentir profundas las asperezas de Pepe Pereza, y los mundos sobre la cuerda en el aire de Gabriel Bevilaqua El elefante funambulista, o los cuentos de Marita en CONTANDO CUENTOS, o a  Maga Despistada La coleccionista de secretos,   o la magia instantánea que tiene relatando historias Melody Paz  en MELODY PAZ, o a los  ya imprescindibles Jesica y Marcelo en Palabras como nubes

Los pequeños-grandes escritores de blogs y bitácoras de a bordo y poesía de nuestros tiempos, que muchos de nosotros, día tras día vamos conociendo y que aunque tal vez aun no vendan a lo grande sus títulos para San Jordi, no dejan de ser tan únicos y singulares como los que más títulos ya han vendido.

Y cada uno de esos niños y niñas prodigio  siguen llevando pequeñas y abiertas  guerras que se arman en sus plumas, porque cada uno con su verdad va relatando para la memoria de las gentes de ahora,  a día de hoy: verso, prosa o leyenda en el aire, que nos están ayudando muchísimo, en este preciso instante en que vivimos, con un mundo ya sin Macondo,  repleto de soledades y de silencios que tiritan entre piel y corazón. 
Por eso, se hace tan necesario leerlos:  para sentirnos más vivos. Para sabernos todavía, algo poseedores de la nueva esperanza, al bebernos los átomos de luz que derraman en sus letras, todos estos hombres y mujeres de nuestro ahora.

Hoy tampoco puedo olvidar a aquellos amigos que escriben la hermosura sin palabra alguna, solamente con sus ojos y sus manos puestos detrás de la cámara como Teresa Salvador "Fábulas" en Flickr TERESA SALVADOR, "FÁBULAS" EN FLICKRhttp://www.flickr.com/photos/teresafabulas/ y Josep Tomás "Thundershead" también en Flickr JOSEP TOMÀS, "THUNDERSHEAD" EN FLICKR http://www.flickr.com/people/thundershead/, de los que podéis ver este blog mío lleno de sus imágenes preciosas y vivas, imágenes que han tomado forma y vida de la fuerza y creatividad de sus manos.

Y mi niña grande, la  pintoescritora Anna Calero,  que se abre la luz en cualquiera de sus formas, inundando todos los rincones de colores y así nace su fuego: el de la mujer de fuego,  en esa pasión por dar vida con el pincel, con la ilusión, con las manos, así "mismamente", como ella dice en Mi caballo de fuego.

Yo sigo aquí nadando entre tanta magia y belleza sostenida, también en las letras de cada uno de los tristemente perdidos, en la nueva vida que me traen los presentes, los que escriben hoy en el aire y para el aire, los que ya he nombrado y los que están por llegar… 

Trato de seguir siendo esa aprendiz de poeta, que soñaba ser de niña, crecer por, con y para:  "la mujer de aire", porque sigue siendo ella la que me alza y me amarra, la que me mueve y sostiene, la que viene a renovarme cada día. Hoy me reconozco: amante del verso, de la prosa, de la fábula, de las grandes historias de humanos para la humanidad y del pensar con toda la certeza y la fe encendida: que ahora que tanta falta nos hace Macondo no puede dejar de existir, si lo seguimos nombrando, como el  mundo mágico,  prodigioso, perpetuo que es, latiendo en nuestros corazones, tal como lo relatara G. G Márquez.

Hoy me marcho unos días y aquí os dejo un abrazo inmenso a cada uno de vosotros…
Me voy a dar un tiempo, para tratar de concentrar mi loca cabecita y mi energía un poco en el estudio, porque mi medicina china llega pegando fuerte y robándome las fuerzas para todo lo demás, ahora que asoman los  exámenes finales y empiezo a sentirme boqueando en el océano, como un pequeño pececillo sin memoria y con demasiadas cosas que aprender aun... 


mayde molina



Imágenes de esta entrada de Josep Tomás y Teresa Salvador:  http://www.flickr.com/photos/thundershead/2955118417/in/set-72157608187420617/


12 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Un cuento que viene muy a cuento.
Una crónica ajustada.
Una nómina de herederos muertos que asusta.
Y una relación de poetas y escritores, amigoas y amigo los más, de la que uno se siente orgulloso.
Gracias porlo que me toca, aunque bien pudieras apearme lo de "maestro", porque no tengo vocación de enseañante.
Bs

Paloma Corrales dijo...

Un homenaje a las letras que habla por sí solo del amor que siente por ellas quien lo escribe.

No es posible vivir en el vacío, seguro que todos los que estamos en este mundo lo sabemos, y aunque la realidad que nos ha tocado vivir a veces intente idiotizarnos, sin duda hemos encontrado una forma de sublevarnos, una forma que ya emplearon otros muchos antes: la palabra.

Gracias por incluirme en esa magnífica selección de referentes.

Un abrazo enorme.

Teresa Fábulas dijo...

Olé mi niña, te vas unos días para estudiar y nos dejas "deberes" para todo el verano... un montón de gente interesante para leer!
Gracias Mayde y buena suerte en tus exámenes,
un besazo

reltih dijo...

faltó MAYDE MOLINA y su blog MUJER DE AIRE.
besos

Laura Caro dijo...

Mayde, gracias por incluirme en tu lista, que por cierto, está super- " currada". Es un honor, porque - aunque estoy muy lejos de todos esos " grandes" a los que nombras, sé que lo haces con cariño y como la buena amiga que eres.
Sigo encontrando más y más coincidencias contigo: A mí también me encantan muchos de esos escritores que nombras al principio: Delibes,Machado, Lorca, Isabel Allende, Pérez Reverte... En cuanto a los que escriben en los blogs, tengo que decir que ha sido todo un descubrimiento para mí este mundo de literatura virtual, me engancha, me encanta - a mí, la defensora a ultranza del libro con hojas de toda la vida-.
Es muy enriquecedor compartir algo tan íntimo y personal en tiempo real y sentirse entendido en parte.
Y quiero añadir que una de mis poetisas ( qué poco me gusta esa palabra que hace un femenino de otra que ya era femenina) o poetas preferidas eres tú. Tienes siempre un torrente de palabras que expresar, inagotable y única. No me canso de leerte.
Mil besos, mil gracias y... ¡ suerte con eso que estudias!

Amelia dijo...

Apenas puedo añadir nada más a lo que ya han dicho los anteriores POETAS/AMIGOS...todos tan admirados y tan queridos.

Es una muestra de tu buen saber hacer y, más aún, de tu bien saber sentir.

Me has hecho emocionarme en el recuerdo de tantas pérdidas (que no lo son, que me niego a que lo sean) y al verme en esa lista de los grandes de este mundo nuestro...nunca habría imaginado mayor honor, preciosa!!!

Te esperamos con los brazos abiertos!!!

(Si necesitas ayuda en mates/bioestadística, ya sabes...jajaja...)

Besossssssss

Noray dijo...

Gracias infinitas por incluirme en esa larga lista de herederos, aunque no creo ser merecedor de esa herencia.


¿Qué seríamos sin fuésemos incapaces de administrar palabras y silencios?



Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Faltas tú.
En el podium.
Gracias por acordarte de Justiniano.

Cuando leí cien años de soledad mi vida cambió.
Fue un terremoto interior.

Besos.

amor y libertad dijo...

todo un repaso

que tengas buen verano, mayde

Mayde Molina dijo...

Gracias de corazón, a cada uno de vosotros.
Y montones de besos de aire, para que volando os lleguen.

Gabriel Bevilaqua dijo...

¡Qué maravilla, Mayde, como has hilado el post! Muchas gracias, con las disculpas del caso por no haberlo leído en su momento.

Un abrazo.

Awixumayita dijo...

Me ha encantado!! Y qué alegría encontrarme en esta lista :)
Un abrazo enorme