viernes, 9 de julio de 2010

Dentro


Hoy despierto de mi sueño 
“in blue”
otra vez más temblando,
navegando sin viento ni paz
y evaporándome
en el desnudo lamento de mi esperanza.
Las manos y los ojos que te ven
dolido, etéreo, desdibujado
hoy se desentierran
de un verso, de un olvido
de la flor reseca 
de tu orgullo herido,
de tus tristezas,
de cada milenio
de seguir sintiéndote 
solamente sueño infinito 
dentro.

Ya tiritan de óxido los recelos,
la falta de ternuras
y  tu silencio de noches 
contando las horas
con los dedos de cada mano
y esa incoherencia mía,
vana esperanza de retenerte,
de tratar de deshacerte:
alma en calma,
y beso a beso,
como a un tesoro,
para hallarme desnuda
blanca y brillante
frente a la luz de tu Dios 
al descubierto.

Quise enredar tu vuelo
al color de mis alas y de mis cielos,
sembrar amapolas en tu pecho,
pensar que crecerías un día:
Inmenso
más humano, más ternura, 
más perdón,
menos Dios para el mundo
y más amor para mis ojos…
Inmensamente más amor 
para mis ojos.

Quise imaginarte corazón abierto
y puño cerrado
apretando todo el silencio 
de la noche
para que fuese solamente
un muerto lejano
y ajeno a nosotros dos.
Quise ser yo la que te doliera dentro
la que no pudiera perdonar
cada instante carente de elegancia
con que habías desbaratado
mi mundo de ilusión.
Quise olvidar
cada caricia perdida entre el humo
de aquel cigarro que nunca te acababas.


Yo te soñaba mojada
y ya no eras ausencia de gesto,
ni no aprecio o desprecio,
ni distancia u olvido,
ni capricho tuyo, 
ni falta de hambre,
ni rabieta de niño dentro
estallándote en los ojos
con mil palabras que nunca 
llegaste a pronunciar.

Yo te soñaba aún mojada
en mi sueño de ti “in blue”
Y ya no estabas,
sin más…

Y no había razón que pudiese explicarme
porqué el mundo me seguía doliendo
tanto como tú dentro.

Quise olvidarlo todo,
llorarte en cascadas
y sin lágrimas,
lloverte sobre la cama
y hacerte a ti
de amor universal diluvio.

Pero no pude…
ya no me quedaba magia
ni sal ni agua,
ni ganas,
ni falta de perdones,
ni razón alguna,
ni canto, ni voz.
Ya todo se quebraba,
ya no quedaba paraíso
donde poder desterrarnos un día,
tal como habíamos soñado,
ya ni siquiera tenía vientre,
donde latirte o sentirte
ni besos
donde volar nuevamente
hacia tus labios.
Ya no me quedaba apenas
lástima de nosotros mismos
y de nuestra falta de fe.

Ya no tenía amapolas 
que sembrarte 
antes de que llegara el otoño.
Ya no estabas ni siquiera tú
habitando la melancolía
de mis sueños“in blue”
ya no querías estar dentro
ni sentirte ser el dueño
de cada uno de ellos
y sin embargo yo
 te estaba aún
llevando 
dentro
de cada
uno


Tú me enseñaste a llevarte dentro
como un verso encendido
como un hombre del viento
a mí que siempre fui
alma y mujer
de aire




mujer de aire




Luís Eduardo Aute
Y Silvio Rodríguez
…Dentro

5 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Qué gran tema! Qué enormes cantautores!

Noray dijo...

¡Qué belleza!

Yo también sueño "in blue"... quizás para desaparecer dentro.



Un abrazo

Taty Cascada dijo...

Soñaba en azul, ahora sueño en amarillo, cambié los tonos y cambié mi vida...
Un beso.

Laura Caro dijo...

Es maravillosa tu forma de sentir y tu forma de expresarlo es sublime.
La canción me ha traído tantos recuerdos... compartir generación es otro de nuestros puntos en común.
Un abrazo, Mayde.

reltih dijo...

excelente trabajo el tuyo. me encanta.
besos