domingo, 18 de julio de 2010

De niña...



Obra de Salvador Dalí





De niña,
en mis sueños
subía por las franjas luminosas de la aurora
antes de que se dibujara el sol.
Despierta ya,
recomponía historias
desplegaba las alas sobre 
la almohada
sabía que todo era un invento…

Hoy me pregunto,
si el mundo es cierto
o ha sido pincelado
para engañarnos los ojos
y esa piel de alma niña
que vive aún dentro de nosotros
cuando crecemos y seguimos pensando
que el mundo es nuestro
cuando sólo el sueño es nuestro.

¿Y si lo que vale es soñarse sueño?
Soñarse libre y del aire…
Tener una piel de aire
Un corazón de selva
Un mar azul en la ventana
Un reloj blando
Daliniano
Contando las horas…

¿Y si lo que vale
es sentirse viviendo
en un verso abierto?
Si no existen los Dioses
ni los mundos
ni las junglas
ni los tiempos
ni las manos que tracen el camino
más allá de la imposible la almohada.

¿Y si se me acaba el futuro
por no ser sueño?
¿Por no inventar el vuelo
y la danza de mis pasos?
Y una piel de aire a ti también dibujarte,
sembrar tu pecho de amapolas
Pintarte con mis dedos
un mundo que exista sólo nuestro
para que en él tú seas
Corazón abierto
latiendo en mi Universo…


Yo sé que hay un mar de azules que me cubre
cuando duermo tumbada sobre la arena,
noche tras noche Daliniana
detrás de las flores que viven en mi almohada.

Y si el mundo
que me sueña Mujer de Aire
me lleva en vuelo frente a tu cuerpo
para que ya no tenga
que inventarte
sueño…
Salvador Dalí
Amazing  Digital Art

6 comentarios:

reltih dijo...

bueno, seguimos soñando. este tema me inspiró para crear un corto.
besos

Noray dijo...

¿Qué seríamos sin nuestros propios sueños?


Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad MAHATMA GANDHI


Un beso.

Laura Caro dijo...

Los sueños son el comienzo de la posibilidad de hacerse reales. Sin sueños, nada existe después.
Mil besos, Mayde.

Taty Cascada dijo...

Soy una eterna compulsiva soñadora, no transo con mis sueños; aunque a veces la realidad me desplome con su mirada...Qué mundo más déspota viviríamos, si no creyemos en la magia de lo que habita en nuestros pensamientos...

Agradecida que me tengas en tu galería de Blog.

Un beso.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Muy bello, Mayde. También escuché la versión leída, ¿en tu voz?

Saludos cordiales.

salvadorpliego dijo...

Precioso este poema. Hay que sentirse libre.

Un fuerte abrazo