jueves, 22 de julio de 2010

Nidos de gorriones


“Notre Dame”, de Teresa Salvador, “Fábulas” en Flickr

¿Y si en los ojos retenemos 
la caricia de un instante
plasmada eternamente
en una imagen fugaz
del pensamiento?

Pequeños nidos de gorriones
tutelan nuestro pecho
Las viejas islas de memoria 
retornan y se anclan
nacen y emergen libres

El tiempo ya no anda tan deprisa;
todo transcurre en un ir y venir a ríos de vida
Lo intangible está en el alma de los niños
en la pureza con que se alzan los gorriones
en la belleza onírica de un suspiro
que como viento amarillo
se va desvaneciendo
tras el beso y el mimo

Y yo que he amado libre
que he besado viento amarillo
que he besado rojo y encendido
esos nidos de gorriones
jamás me perdonaron:
mi inocencia liviana
mis vuelos
mis alas
mis palabras

Ya sólo vivo en lo que siento y palpo
en lo que me va dejando huella
Me voy y vengo en verso
me nutro en su silencio, 
me apresa su perfume
lo vuelco hacia mis cien nubes libres

Escribo y me pronuncio...
Y aunque el mundo mañana tenga prisa
aunque ya no quiera perderse en las palabras
Yo sí, me seguiré perdiendo en ellas

Voy a pedirle a mis palabras
que me bauticen de nuevo
con este nombre de aire que ahora 
me otorga un alma libre
y así dejar por siempre 
que vivan en mi pecho
junto a ti
los nidos de gorriones

Y así que sean por siempre
mis picos de gorrión
hambrientos de pan y de tus manos
los que sepan pedirle a tus palabras
a tu memoria de hombre
a tus nidos en el pecho 
sepan cómo suplicarles:

Que aunque hoy siempre estés
mañana 
no quieras olvidarme

“mujer de aire”

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Conservo algún nido de gorrión pero se van extinguiendo.
Es irremediable.

Besos.

Jose Zúñiga dijo...

Gorrioncillo pecho amarillo, liviano, pasajero, cantarín.
Como los versos, libre.

Taty Cascada dijo...

Esos destellos de cariño, de sentimentos que una vez nos sembraron la mirada, de metáforas y de sueños, siempre los conservamos. Podrán pasar los años, la vida dejar huellas en el rostro; pero los ojos, los ojos siempre guardan la memoria de esa mirada que una vez amamos y fué amada.
Muy bello amiga...Un beso.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Estimada y bella Mayde, cuando tengas un ratito libre pasa por aquí.

Saludos.

Laura Caro dijo...

Tú eres inolvidable, Mayde.
Llenas con tu aire cualquier vacío
y podemos respirarte en tus versos
de aire y de tinta.
Besos.

reltih dijo...

delicado y hermoso trabajo. siempre una brisa en tus letras.
besos

Teresa Fábulas dijo...

Los gorriones sobreviven por que tienen la gran capacidad de adaptarse.
Son libres, sencillos y sabios.
Nosotros tenemos mucho que aprender de ellos...
Me encanta, Mayde. Un hermoso poema para esta foto.
Un besazo :)

Noray dijo...

Siempre hay lugar para un nido de gorriones en el lecho de la memoria. El día que no veamos los gorriones, ese día quizás haya llegado la muerte, nuestro propio olvido.



Un abrazo