lunes, 21 de junio de 2010

Del amor y otros quereres...



Que del amor y otros quereres
mi vida;
halle su sentirse
alma franca y humana
y fuerza libre
de amar libre
bajo el sol



Que sin candados ni cerrojos en el pecho,
que sin asperezas en las manos,
sin vendas en los ojos,
sin silencios muertos en las noches,
sin transitar de invierno por el mundo,

ni de llantos, ni de penas,
ni de amarguras
ni de frágiles recuerdos
llegue a ser el amarre

Ser solamente la lluvia
para el tiempo de las nubes
que cada otoño nos lluevan
y nos mojen los pies
y nos limpien
y nos penen
y nos levanten las fuerzas
y la dicha



Sea siempre primavera en los quereres,
siempre sueño
habitando
la cuna del amor cercano:
el amor-amor de los humanos
y de los hombres verdaderos
que el amor de los dioses
y el de las diosas vanas
es de la mitología griega
y de los mitos
y no es de la vida nuestra,
ni del ahora
que en estos tiempos,
nos recorre
para hacernos
más certeros
y más dignos del amor


Y hacer siempre del querer a otro:
quererse lo suficientemente
a uno mismo
y hacer del derramar los besos:
derramar el agua
y derramar la sed
y beber la vida a sorbos pequeños
y derramar la esencia pura
siendo espíritu y siendo fuego
y siendo carne trémula
entre sus manos









Y del amor auténtico,
del amor que G. García Márquez dijera:




“el del alma”
“el de cintura para arriba”
el de la caricia divina
y el excelso,
hacer mi espejo y mis ojos frente a sus ojos
hacer mi mundo y mi desnudo
y mi habitarlo
y mi crecerme intensamente en su habitarme
él a mi






Y del amor de los quereres,
del amor que G. García. Márquez dijera:



“el del cuerpo”,
“el de cintura para abajo”,
el del sexo cálido y templado
y descubierto
hacer el duermevela de las noches
y el gemido
y el suspiro en goce
y hacer el no llanto y el no arraigo
y el ya no me lamento,

hacer sólo el palpitar del verbo
y su sentirlo en la piel derramado
cual amapolas vistiendo rojas como las pasiones
para que rojas prendan candiles
junto al lecho
y así lo llenen de ilusiones vivas
y de estancias francas







Y del amor manso y soleado,
del amor cumbre y verdad única,
del amor ángeles con alas,
del amor sentimiento alzado al cielo
y a la luz más pura del universo:
hacerse cuerpo y alma
y alma y cuerpo
para recibirlo
sin temerlo
ni huirlo
ni llamarlo por otro nombre
que no sea el que se merece:
Amor
y así ser su rendición
y a él rendirse
sin otra palabra que la suya







Y si con sus alas se nos vuela
de las manos
si del cielo nos suelta y nos desata
y en picado nos caemos de nuevo:
hacerse llantos de niños
y grito de corazones
Y curarse desde adentro,
corazones abiertos
a su herida



Y del querer distinto
del amor-querer de otra manera
del querer nuevos pecados
y nuevos versos horizontales
hacer camino hacia delante
o dejar camino atrás,
según convenga,
y si no hay semilla ni siembre
que a golpe de beso y entraña
un día lo transforme
en Amor-Amor del bueno
del que a mi me hace sentirme
mujer del mar y del cielo
y de mis alas de niña
y del saber soñar mi amor
sin ser princesa
ni buscar reino
ni príncipe
que lo habite





…volar, también entonces volar
si no me deja él volar
a mi

Y así dejarlos a tiempo,
o a destiempo
si hace falta a los quereres,
dejarlos libres en la levedad del aire
como un andar suave y de puntillas por la piel,
y así que sólo queden sus huellas
en la memoria trémula
de la nostalgia
que tantas veces la carne
haya venido a cobrarnos
para vivirnos
y para darnos fugaz la vida
siendo cuerpos
para el querer
buscando en el fondo amar



Y a mi, me ha hecho ser el vientre
y el agua de los mares
y la esperanza del amor claro
y sin tiempo
y sin fin
aquí en la tierra

Aquí, por donde ando
desnuda de culpas
y de soledad





Aquí por donde ando,
buscando en cada nuevo intento:

el amor del viento
el amor del sol
el amor de las noches
inacabables
...


y el amor de la aurora
prendida a las almas
y a la luz del mirarse
por dentro

y del mar adentro
bien amar
o buen amor
saber Ser
cuando a mi venga
a vencerme
y a hacerme hambre de él
y para él
ser su hambre
y su pan
y su agua
y su hoguera
y su cielo en la tierra
y su aire








3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El amor se vistió de fiesta y se fue a celebrarlo a tu poema.

Que hermosura de poema.

Te felicito.

Besos.

Taty Cascada dijo...

Bello, hermoso trabajo, intenso, metafórico, completo.
Felicitaciones.
Besos.

reltih dijo...

el amor tiene tantas facetas que....
un abrazo