lunes, 19 de abril de 2010

Jaguares


(y Dios mirando en el techo)

Jaguares tiernos bajo las sábanas
Cachorros mordiendo la locura

Recibo tus fauces
en mis pechos.
Mis zarpas alcanzan vida propia...

Cuando te araño,
desesperas,
cuando te muerdo,
me haces tu presa.
Tu mente es felina
en este preciso instante,
o a mi me lo parece…

Tu hocico husmea,
hundido en mis senderos,
alborotando al paso el pelaje 
que se enerva...


Persigue la feromona, sabio jaguar.
Recorre bien lo que debes,
si quieres que bajos labios
se quiebren entre tus dedos de cachorro.

Tus instintos son rápidos, veloces, felinos.
Desciende la fiera hasta mi vientre.
Allí te espera.
Levanta el velo,
al instante...


Tu lengua de jaguar
con su ósculo más húmedo.

Un tsunami se despierta
en el centro de la jungla
y siento que va a estallar
la sinfonía del nuevo mundo
en mis costillas de Eva
presas bajo tus zarpas...


Del clítoris al abismo
transcurren sólo dos minutos
en las noches como ésta,
de inventarnos ser jaguares.

Ven a recoger tu premio,
cachorro...
Recorro el tallo más verde de tu jungla.
Veo delirio en tus ojos,
se entornan.
Ven...
Las uñas, que ya no son zarpas,
(aunque te sigan levantando el pelaje),
te arrastran hasta el territorio
que acabas de derrotar
a lametones.

Ahora seré yo la que
venga a vencerte,
hasta que no puedas más
y loco
y enardecido,
escuche tu aullido de jaguar.

No me arranques más gemidos.
Dame los tuyos.
................................No te voy a dejar...
No,
hasta que rompan tus aullidos
contra el techo de esta alcoba-selva.
Me imploras…
¡No pares!¡Sigue!
Y sigo, sigo...
Hasta que ruges,
lava vertiéndose en mi selva.
Tu grito se está hundiendo sobre mi nuca,
o tal vez en la almohada, ya no sé…
Me muerdes.
Tsunami otra vez,
y me deshago...
Tu tsunami y mi tsunami
se nos mezclan en la boca
de estas pelvis sacras
de Adan y Eva
(loca hoguera encendida
de jaguares
que acaban de despertar
a alguien, que no debieran,
con sus aullidos...)

Y Dios mirando, desde ahí arriba,
mirándonos pensativo, cavilando...
Sentado en lo más alto,
del techo de tu alcoba,
está esperando a que nos quedemos dormidos
para desterrarnos sin que podamos protestar,
ni decir nada,
a la cárcel del pecado.


De haber sabido que íbamos a estar
otra vez, entre rejas,
hubiera controlado un poco,
a esta fierecilla que llevo dentro
y se me escapa
cuando te acercas a mi
en las noches como esta
de jaguares.

mayde molina



Imagenes bajadas de internet, desconozco los autores.

5 comentarios:

Teresa Fábulas dijo...

querida Mayde, Dios debe ser de piedra sino reacciona y baja de su nube a buscar una buena hembra de jaguar!!!! :))

reltih dijo...

guau, cuánto desenfreno!!! guau, me encantaste con tu erotismo.
besos

Mayde Molina dijo...

Gracias a los dos... no me atrevía demasiado a colgar aquí este texto, pero por la cantidad de visitas veo que ha sido interesante.. jaja.
Que tengaís un bonito día, besos.

Melody Paz dijo...

Mayde tu sabes que soy Melodía (de allí mi nombre), me "creo" un ángel con alas parchadas, todos dicen que soy muy dulce y naif, etc, etc... pero ahora debo decir que con tus letras me has despertado los más bajo instintos jaja. Guau!! o GGrRRRRr que poesía, y encima de jaguares (los felinos) mis preferidos, y ese final con Dios y los amantes enjaulados.. un remate de oro. Me voy a tomar un poco de aire fresco, amiguita, ahora más que Melodía suave y tierna, soy heavy metal. Besito.

Mayde Molina dijo...

Gracias Melody, linda!
Esos jaguares a mi también me encantan.
Un beso