sábado, 29 de mayo de 2010

¿con ellos mirando?



¿Qué fue de ese poema

que no pude atrapar
el que pasó rengueando
frente a mí
con las alitas rotas?
Claribel Alegría


¿Con ellos mirando? ¿Con ellos ojos y sentencia cayendo sobre nosotros?
Y dices que lo hagamos con ellos mirando…
Yo te digo que lo hagamos como los niños, que no les importa que les miren.
Niños jugando al juego bello, al juego ola, al juego noche, al juego cumbre y circunstancias, al juego palabra, palabra bonita, palabra caricia, palabra jugando a ser el fuego.
Que seamos del aire y de lo incauto, que el tiempo y el silencio nos hablen con sus labios, que el alma y la vida canten, que sin manos, sin cuerpo: nos tengamos, nos sostengamos poema vivo en el aire, y en el cielo y en la noche nos volquemos, o nos lancemos como un sueño hacia el viento.
Y que quien quiera leerlo, que lo lea, quien quiera tocarlo, que lo toque sin amancillarlo, quien quiera soñarlo, que lo sueñe, que nos invente, que piense que no somos o existimos, que sólo existe el presente, que los versos que se escriben para irse desnudando en capas miles, que los pasos que andamos dibujan nuestras huellas , que el mismo tren nos acerca y nos aleja, que los miles de besos que aún nos faltan, no han llegado, ni las manos o las rodillas hincadas sobre la cama, ni los vientos que susurren nuestros nombres, ni las flores, los mares,  los niños, los hombres, los dioses chicos o grandes, y el "ser" Dios universo que es el único que entiendo.
Y yo jugándome la fama, las ganas y el cómo, y tú tentándome y ellos leyendo en nuestra llama y el amor volcán después de mayo, y mi luz en tu sonrisa, y tu noche en mi día y el alma nuestra hecha de mimbre y el mundo con sus soles, estrellas y amapolas sedientas de sus ojos.

Yo lo que quiero, aunque me miren: son tus besos y mis alas,  ser parte de tu mundo, que sin respirar el aire, sin respirar del mismo aire, volemos al mismo tiempo, hacia la misma duna, hacia la misma libertad, hacia el mismo lugar, con el mismo brillo en la mirada, con el mismo brío, con el mismo júbilo, aunque ellos nos sepan, aunque ellos nos juzguen, aunque ellos nos
estén mirando.

Imagen "rosella" de Teresa Salvador, "Fábulas" en flickr:
http://www.flickr.com/photos/teresafabulas/4640119990/in/set-72157602584220883/

1 comentario:

reltih dijo...

hermosisisimo tema. cada vez que vengo, me ilusiono con tus sentires.
besos