miércoles, 13 de octubre de 2010

La niña de nube








Cuando éramos sirenas de pequeñas 
con colas de sirenas y manos de sirenas
y almas de agua y nube,
y
o tenía una libreta de colores
que olía a espuma de mar
y a hierba del norte

Y las dos teníamos
un mundo de arena blanda
por el que caminábamos juntas de la mano
yo con mis blandos pies de agua,
tú con tus patitas blancas saltando sobre la arena
mientras reías aleteando con tus plumas de ave


La “niña ave”, 
mi compañera de juegos
y yo saliendo siempre del mar
y ella bajando del cielo para jugar conmigo

Cuando crecí, casi me olvido de ti...

Mi madre me contó que hablaba en sueños,
que reía en sueños y jugaba contigo en sueños
“Con una niña que no estaba y yo decía que sí”
Largas conversaciones
y risas en mi cuarto ella escuchaba
Y esa “niña invisible”, le preocupaba mucho
porque yo te llevaba conmigo a todas partes:
a la iglesia los domingos, te sentaba a comer conmigo,
dormías junto a mí y ya no tenía miedo
L
a noche nos llevaba volando a alguna estrella
vencíamos entre brincos a Pegaso,
nacía el día, para nosotras, como un milagro
venías a a la escuela de mi mano
Después de bostezarnos frente a frente
la pereza de estar otra vez despiertas...

Pero mi madre, seguía día tras día
mirándome como a un ser extraño
“Esta niña y tanta fantasía,
yo no creo que eso sea nada bueno”

Pero un día, su inquietud quedó resuelta
después de unas anginas 
con fiebre a más de cuarenta
El médico en mi cama,
m
i madre llorando por el susto en la cocina
y aquel tan buen doctor que le decía:
“Tranquila señora, sólo serán dos días
y la niña estará otra vez como nueva”
Ay doctor, pero es que hay otra cosa 
que me tiene el alma en vilo...
Mi hija habla con alguien 
que yo no veo 
a todas horas
¿Se estará volviendo acaso loca 
la niña?
Y el médico se echó a reír
de ese reírse de
manos en la barriga
 y a carcajada limpia y llana
Pero señora... su hija solamente 
está “IMAGINANDO
N
o debe preocuparse... 
¡Qué no hay fantasmas que valgan!
La niña sueña y comparte, mi hija también lo hace
T
ienen “amigas invisibles” para jugar con ellas
Y eso mujer… es una auténtica maravilla
¡Ojalá no dejásemos los grandes nunca de soñar
y de contarle a alguien nuestros sueños!
Tiene que estar contenta, no lo dude
por que estas niñas nuestras 
demuestran sus riquezas
lo bello de la vida, su alegría
el compartirla hasta con lo que ellas inventan 
o están soñando despiertas

Sigo hablando todavía con mi amiga más antigua:
la niña invisible de plumas blancas
la niña de nube que en el aire vive
y sólo veo yo y sólo a mí me va latiendo

Le cuento mis sencillas esperanzas
le río llantos, le canto penas, 
le digo en un suspiro
que a veces siento que casi no me quedan fuerzas
Ella me escucha, siempre tierna, siempre callada
D
espués habla...
Me cuenta que todavía tenemos pendientes bosques 
de aquellos de puro encantamiento
Me dice que hay estrellas infinitas
que aún no hemos alcanzado
por volar raso y con rumbo equivocado
Se baja de sus nubes y me abraza
me funde entre sus brazos con un abrazo inmenso
y me hace ser de carne, sentir la carne,
otra vez en el cuerpo
volver a ser de verdad, 
como se supone que debo serlo
y no un manojo de pensares y circunstancias
que van y vienen 

según el aire las acompaña

Entonces siento en el pecho,
que tiene razón de nuevo
todo me late a que volar lo que es volar,
aún podemos hacerlo
que todo tiene que volver a dibujarse
a sueño y alma de aire
en aquella libreta que las dos pintábamos
con tanta gracia e ilusiones 
desde que éramos muy niñas

Me dice, que lo pinte:
el mundo que yo quiero, con mis manos
Que lo viva con mis ojos 
para mi adentro, muy vivo
Que me lo crea, que me lo crea, que me lo crea
Que me lo traiga...
Que ya no me tiemble la ilusión entre las alas
cuando sueño que vuelo
y el vuelo parece como si no fuese yo misma
porque Sí lo sigo siendo
Aunque ya no juegue junto a la niña 
de plumas blancas y alma de nube
Aunque el mundo pretenda acorralarnos
a mí y a ella
y decirnos que la vida es solamente 
una comedia
una rueda loca y desafortunada

Qué ya lo se, ya lo sabemos las dos
que la vida es una rueda loca
con mayor o menor fortuna
pero el mundo se equivoca
cuando piensa que el aire puede quebrarse
y perderse en su rumbo hacia las nubes

Porque el alma es de nube
Es una nube esponja:
todo lo absorbe
todo lo pena
todo lo llora, lluvia de lágrima
Pero todo también lo canta
y lo levanta
cuando arrecia
canto de nubes y esperanza









“mujer de aire”














Concierto para una voz



3 comentarios:

Leonel dijo...

Vuelas nuevamente mujer de aire y tu alma de nube vuela contigo, con tu "yo" imaginario, y me alegra que así sea.
Espero que ese vuelo continúe hasta la felicidad.
Un abrazo fuerte.
Leo
PD. Me encantan las dos canciones, Buckley es uno de mi preferidos, la segunda(Concierto para una voz) hace soñar.

reltih dijo...

definitivamente eres una brisa muy suavecitaaaaaaaaaaaa.
besoss

Jose Zúñiga dijo...

Ya estabas faltando, jeje. Pero vuelves con poema de altos vuelos.
Bs