martes, 19 de octubre de 2010

El meu país petit / Mi pequeño país





El meu país petit
Saps...
Jo sabia que havia una paraula
Plena de gest i de llum i d’esperança
Buida de malentesos, repleta de puresa
De màgia i de poesia, de verb d’al·legoria,
I de grandesa, de força viva, i d’ànima tot dins.
Però a mi...
A mi,  em va equivocar aquell que va pronunciar-la
Davant meu, sense prou força, sense accent,
sense aliment a les vocals
que l’encerclaven dels seus llavis a la meva boca.
I no vaig ni veure a temps
Que “amor” no era el mateix per mi que per ell
Que era per ell només amor a mitges tintes
a mig cant, a mitja vida
Que era un amor adormit entre les mans de la peresa
i el cansament de les cames
per sempre anar corrents
i no arribar-hi en lloc a temps.
Però jo estava tant trista i tan broma
Que no havia descobert entre la boira les meves llàgrimes
que “amor” si era el mateix
per tu que per mi
I jo tenia mil paraules que dibuixar-te d’amor
I no em sabia com posar-les totes juntes en un poema
No em sabia fer-ho, nino, no em sabia...
I tenia el cel dels teus ulls mirant-me
I no havia vist que tu em miraves
No sabia endevinar que els teus ulls es perdien
més enllà de l’oceà
I que sospiraves,
Sospiraves de nostàlgia per un amor així
Com tu i jo somiaven i ningú no ens donava
Jo tenia l`ànima engabiada
En un temps que no existia ja
I no em volia ni bes, ni amor, ni paraula
Res, a mi em volia ni em somiava
I no mirava al mar, ni enredera ni endavant
i no em donava calma
ni aigua quan jo tenia set d’aigua
i calma em necessitava
a cels i a mars i a muntanyes
I es que jo, havia estimat a algú
Que no havia pogut estimar-me
Hi havia mort una micona
Em veure que el meu país d’amor,
com el d’en Llach
Era petit i estava quasi desdibuixat
En aquest núvol del cel
de tant sospir per un no res
per un ahir perdut, al vent de les paraules
I així mateix com a la cançó de en Llach
Jo m’anava a dormir
I el sol encara no m’havia vingut a veure
Ni acaronar-me les galtes, ni a besar-me
I tu,
tu t’anaves a dormir tancant els ulls
i obrint l’ànima, cercant la lluna clara
I la vida que volies
entre les aigües de la nit i dels somnis
I tot era bonic per tu, quan despertaves
I sabies que jo havia estat present
Aquella nit en el teu somni
I jo plorava, plorava i reia de content
asseguda en aquell núvol petit de l’aire
del meu país bonic
em veure’t a tu feliç
Per haver vingut a caminar amb tu
Ni que fos en somnis,
Ni que fos, pel mon dels somnis...

El mon mes nu de paraules
I més ple de bes i de mirades
I de faules d’amor cercant el temps
d’una lluna molt, molt clara
reflectint la brillantor dels nostres ulls
com dos astres sobre la mar
il·luminant la dansa de les onades
somiant-nos nosaltres aquella dansa
Cercant un escenari en aquest mon
més enllà dels somnis
en aquest teatre que es la vida
més enllà de les aigües oceàniques
Que ens deixés trobar-nos a nosaltres
Per ser dansa i amor
i paraula viva a dins del cor.

“dona d’aire”















Mi país pequeño
Sabes…
Había una palabra
Llena de gesto y de luz y de esperanza
Vacía de incomprensión y repleta de pureza
De magia, de poesía, de verbo de alegoría
De belleza, de fuerza viva y de alma.
Pero a mí...
A mí, me equivocó aquel que la pronunciaba
Sin fuerza, sin acento, sin alimento en sus vocales
Cuando la encerraba entre sus labios y mi boca.
Y yo no supe ver a tiempo, no supe ver
Que “amor” no era lo mismo para mí que para él
Que era tan sólo para él amor a media voz
Y a medio canto de vida
Que era un amor dormido entre las manos de la pereza
Y el cansancio de las piernas, por ir siempre corriendo
Sin llegar a tiempo a ningún lugar concreto.

Pero yo estaba tan vacía y tan triste
Que no había podido ver entre la niebla de mis lágrimas
que amor, sí era lo mismo
para ti que para mí
Y yo tenía mil palabras, que dibujarte de amor
Y no sabía como ponerlas todas juntas en un poema
No sabía hacerlo, *niño, no sabía...
Y tenía el cielo de tus ojos mirándome
En la noche fría
Y no había visto que tú me estabas mirando
Ni sabía adivinar que tus ojos se perdían océano a dentro
Y que suspirabas,
Suspirabas de nostalgia  por un amor así
Como tú y yo soñábamos
Y yo tenía el alma enjaulada
En un tiempo que no existía ya
Que no me soñaba ni beso, ni amor, ni palabra
Nada a mí me soñaba
Y no miraba hacia el mar, ni hacia atrás, ni hacia delante
Y no me daba calma
Ni agua, cuando yo tenía sed de agua
Y calma necesitaba
A cielos y a mares y a montañas
Y es que yo, había amado a alguien
Que no había podido amarme a mí
Y había muerto un poquitín
Y mi país, como el de Llach
Era pequeño y estaba casi desdibujado
En aquella nube del cielo en que yo lloraba
De tanto suspirar por nada
Por un ayer perdido, al viento de las palabras.

Y así mismo, como en la canción de Llach
Yo me iba a dormir
Y el sol aún no había venido a verme 
A acariciarme en la cara y a besarme
Y tú,
Tú te ibas a dormir cerrando los ojos
Y abriendo el alma, buscando la luna clara
Y la vida que querías  
Dibujada entre las aguas de la noche y de los sueños.
Y todo era precioso para ti,
porque cuando despertabas
Sabías que yo había estado presente
Aquella noche en tus sueños
Y yo lloraba,  lloraba y reía de alegría
Sentada en aquella nube pequeña del aire
De mi precioso país lejano
Lloraba, al verte tan feliz
Por haber venido a caminar contigo
Ni que fuese en sueños,
Ni que fuese, por el mundo de los sueños...

El mundo más desnudo de palabras
El más repleto de besos y de miradas
Y de fábulas de amor  buscando el tiempo
De una luna clara, muy, muy clara
Reflejando el brillo de nuestros ojos
Como dos astros sobre el mar
Iluminando la danza de las olas
Soñándonos a nosotros aquella danza
Buscando un escenario en este mundo
Más allá de los sueños
En este teatro que es la vida
Más allá de las aguas oceánicas
Que nos dejase encontrarnos
A nosotros dos
Para ser danza y amor
Y palabra viva en nuestros corazones
“mujer de aire”

9 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Ay, Mayde, qué bonito !!!

Me encanta leerte y escucharte.

Y el nuevo diseño de tu blog, y las fotos de Alcalá, y tu alma preciosa...TODO!!!

Buenos días, amiga querida, mi trilliza...

Jose Zúñiga dijo...

Oyendote se me anudado las tripas. Una maravilla.
Bss

Leonel dijo...

Mayde, si precioso es leerlo, maravilloso es escucharte, deja la piel erizada como si llegara la palabra viva susurrándonos tu alma.
Besos a montones.
Leo

El Mar...Siempre el mar dijo...

Cuando uno puede leer un poema en el idioma en que fué escrito...se goza de matices que en la traducción pueden perderse.
Me gustó leerte porque el poema es bueno en toda la extensión de la palabra. Deja en el alma y en ese rinconcito donde guardamo las emociones...goces, nostalgias y sueños.

Mi mejor sonrisa para ti

César Sempere dijo...

Acabo de descubrir tu blog y ha sido como encontrar una brisa fresca que me relaja y me enternece. Un placer leerte. Con tu permiso me pasaré más por tu casa.

Un saludo,

Paloma Corrales dijo...

Mayde, duele esta pena que se cuela entre la dulzura de tu voz.

Un beso.

Noray dijo...

¡Qué belleza es leerte y qué gozada escucharte!

Potser el teu país és petit, tan petit que, com diria Lluís Llach, et cap dins del cor...

Però tu ets inmensa!


Un petó.

Mar More dijo...

que belleza Mayde!!
mil gracias por compartirlo!

Besos.

Anna Calero dijo...

benvinguda gemelilla...