jueves, 21 de octubre de 2010

Duende del Sur...


Duende del sur

Recuerdo las tardes de bohemia
Los duendes bailando entre las cejas
Los guiños compartidos
Los roces, las presencias,
la humanidad en cada detalle
Los dibujos de manos junto a flores
Y flores junto a estrellas
Lanzar una cometa al aire
Volar detrás de ella
Ser niña, ser viento, ser espuma,
Crecer y crecer y crecer
Correr por una playa y no saciarme nunca de mar
Saltar sobre la prisa de las olas
Saltar y ser ola y un pedazo de mi mar

Recuerdo los ojos guardianes de mi infancia
Los ojos azul lienzo de mi abuela
Su voz de agua de luna, sus lunares
Su olor a flores en el pecho
El paso junto a mi cuerpo
Dejando siempre su esencia flotando en el aire
Su abrazo tierno y dulce como los astros
Como una tempestad de soles recién amanecidos
Las flores del almendro
Los olivares
Desnudos de tiempo
y de avatares
El ruido del silencio en las horas de la siesta
Las gotas de la lluvia cuando caía 
la "lluvia milagro" en Andalucía
Rociando el sentimiento y los pasos
Y los surcos del camino tan hambrientos de lluvia
El Sol perpetuo en duermevela, ahora infierno, ahora gloria
Ahora pecado y bendición cayendo sobre la tierra
Las flores, los balcones, las celosías
El olor a los jazmines rompiendo la calma
más desnuda y alma de aire de la tarde
Las mocitas con sus flores en el pelo
Sus manos temblando en el desvelo
El corazón en un brinco
en un sin aliento
…Como yo cuando te decía:

Hoy mi novio me va a llevar al baile
¡Abuela, qué no se entere madre, abuela!
¡Qué no se entere, no vaya a ser qué no me deje!
Abuela y qué me pongo y qué me pongo
Qué no se me vea mucho casi nada
Qué sólo él me vea
Qué el corazón me canta y me arde y me baila
Qué la voz me tiembla
Y las piernas me andan solas
Y los besos se me escapan
Y las manos se me van a la cintura
Y dice mi madre que no tengo edad
Que tengo que ser buena y estudiar
Que me olvide de amores por un tiempo
Pero cómo olvidarme de su risa
De su andar y temblar toda la tierra
 De sus besos y casi marearme…
Ay abuela, que corra el tiempo como el rayo
Que yo no quiero seguir siendo mocita
Que quiero ser mujer ya de una vez
Y bailar para él y vestirme para él
Para que nadie me diga
Qué se me ve, qué se me ve
Qué se me ve el brillo del querer
Y los besos hechiceros
Como dos luceros
flotando desnudos
sobre el pecho

Carlos Vazquez Ubeda . "Tres mujeres en la alhambra al atardecer"

8 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Qué hermosura, mayde...me ha emocionado horrores. pero horrores...tengo el corazón apunto de reventar...perdona este torpe comentario.
UN ABRAZO FUERTE Y GRANDE

Leonel dijo...

Lo sabes que adoro las historias de duendes con nuestras abuelas, y lo sabes que me has encantado con este poema escrito no con palabras sino con el alma. Esas confesiones que se hacen a los abuelos, siempre cómplices, y esas primeras veces, y los bailes...
Me ha encantado leerlo, Mayde.

Besos para ti, que te lleguen con el viento.
Leo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Te lo dejo aquí, no se si mejor por privado, no sé qué hacer, pero pienso que viniendo de ste poema tuyo lo que debe gustarte es que lo deje en e´l, no lo sé...lo escribí anoche nada más cerrar el explorador tras leer este tuyo y ya camino de la cama..le has dado la vuelta al poemario con el que estaba que cada vez iba por derroteros más pesimistas. Nueva biología se titula, ya sabes que si llega a algo, la mitad por lo menos es tuyo.
Un abrazo, mayde, mil gracias , y buenos días, :):


Mujer de aire

Como yo lo vivo no atino al olvido ni al recuerdo.
Como yo lo vivo soy un puro desatino.
Como yo me duermo en mis libres noches,
en mis suelos tibios,
en los pretiles de estos aires,
yo lo sueño.
Y así llega que contigo, mujer de aire.
mi alma se solaza en lo propio que yo soy.
Y, entonces, me vivo.

Ricardo Miñana dijo...

Son aquellas vivencias entrañables que siempre llevamos en el recuerdo, bonito post.
un placer leerte.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Mayde Molina dijo...

SOFÍA
Sofía, tal cómo tú quieras dejar los comentarios estarán siempre bien para mí. Me dejas conmovida con tus palabras, querida… No sabes cómo me alegro, de que al leerme en este poema que habla de esas cosas que yo sentía desde chiquilla por nuestro Sur, te haya hecho cambiar un poco el derrotero ese pesimista que tú me hablas que llevabas.
Yo siento un cariño muy profundo por Andalucía y cada uno de sus matices, porque todo lo más feliz de las primeras etapas de mi vida ha transcurrido siempre allí, al lado de mi familia, respirando la alegría y la vida del Sur, porque allí está mi cuna y todos mis orígenes, concretamente en un pueblecito de Córdoba, aunque cuando era niña, también tenía familia, viviendo en Granada. Sin embargo en tu ciudad, Sevilla, aunque parezca mentira y casi pecado, nunca he estado y no deja de ser una asignatura pendiente para mí.
Me gusta mucho el título “Nueva biología” y eres muy generosa conmigo de verdad, muy generosa. Yo me alegro mucho de compartir esa ilusión tan bonita contigo, y con eso me basta, de veras. Te estoy muy agradecida.

Este poema “mujer de aire” que has escrito es preciosísimo, y yo lo guardaré siempre como un tesoro.

Un abrazo y mil besos, y mucha, mucha suerte en esos momentos tan importantes que se avecinan para ti. Te deseo todo lo mejor, querida compañera. Cuenta conmigo siempre para lo que necesites.

Mayde Molina dijo...

LEONEL
Leo, cómo me alegro de que te guste… tienes razón en lo que me dices de que está escrito con el alma, porque la verdad es que lo escribí sin pensar demasiado tal como surgía de mi interior y de mis recuerdos vivos.
Ya sé que compartimos esa debilidad por nuestras abuelas, yo no quiero olvidar nunca todo lo importante que fue en mi vida, la mía, por eso, ahora que ya no la tengo junto a mí, necesito de tanto en tanto seguir escribiéndolo.

Besos multicolores para ti, mi querido amigo.
Y también te deseo toda la fuerza y alegría, como la de ese Sur que Sofía y yo llevamos palpitándonos en la sangre y que se nos escapa a cada momento.

Mayde Molina dijo...

RICARDO
Es verdad, Ricardo, llevamos nuestras vivencias más niñas, pegaditas al recuerdo, como una segunda piel, por eso nos salen tan bonitas cuando logramos escribirlas.
El placer siempre es mío, de que vengas hasta aquí.
Muchísimas gracias y feliz semana para ti también, compañero.
Un fuerte abrazo

reltih dijo...

siempre es un placer leerte en sueños.
besos