martes, 21 de septiembre de 2010

Un mar en el cielo




¿Lo ves?
Hoy he vuelto a contemplarlo
Existe un mar de nubes muy hermoso sobre el cielo
Las nubes son como los sueños que soñamos
Porque son errantes, porque viajan, porque se mueven
Porque cambian sus formas y sus matices
Según el viento las acoge y las invita a deslizarse

Yo soy de las que deja las palabras entre los huecos de las nubes
Para mojarlas con la lluvia
Para que lluevan y caigan de nuevo
Sobre mi alma de nube

Yo soy de las que sueñan
Que el amor y el calor del sol
Como calor y fuego de corazón que son
En medio del Universo
Son de los pocos milagros que pueden llegar a conseguir
Que las nubes se incendien sobre el cielo
Que vemos aquí en la tierra los humanos

Yo soy de las que piensan
Que las palabras muchas veces son completamente innecesarias
Pero te piden escribirse para no quedarse perdidas entre las nubes
Para no causar tumulto en un cielo rojo amando nubes
Para que los hombres que no dicen nada
Sepan que sus silencios también pueden causar 
tumulto entre las nubes  
  
Sepan que solamente cuando el silencio
Se ha llovido nube sobre sus propios corazones
Limpia con su agua la tristeza
Que la ira es una gran nube roja que llevamos dentro
Que nos arde sin poder subir al cielo

Para mí el silencio de los otros
También es mi silencio eterno
Pero primero necesito llover todas las palabras
Para que ninguna nube roja se me quede ardiendo dentro del pecho
Y yo no pueda soñar que mi alma también es una nube

Sé que todo es una locura:
El sueño y la vida
El silencio y la palabra
El cielo y el infierno
Pero la mayor locura de todas: es no soñar
Porque entonces el mundo se apaga inevitablemente
Y ya no puedes ver las nubes

“mujer de aire”








Zbigniew Preisner 

"L´aurore"

7 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Nunca sin palabrs. El silencio acab emponzoñando. Y esas nubes... Dan ganas de zambullirse en ellas.
Bs

Taty Cascada dijo...

Mayde antes de comentar, quiero señalarte que las imágenes que buscaste son bellísimas, perfectas...
Dices "que las palabras muchas son completamente innecesarias", tal vez, en algunas oportunidades una mirada habla más que mil palabras, o al contrario no escuchar sus sonidos duele tanto que hieren más que un par de frases mal elaboradas...
Al igual que tú me confieso una eterna soñadora, jamás dejaré de volar con mi imaginación. Si soñar y vivir colgada de las nubes es una locura, bien lo acepto, pero lo prefiero a la amargura y agriedad de la realidad.
Un beso.

.A dijo...

mujer de hielo..

Leonel dijo...

"Pero la mayor locura de todas: es no soñar
Porque entonces el mundo se apaga inevitablemente
Y ya no puedes ver las nubes"

Demasiada dura la realidad para no soñar, querida amiga, sigue soñando que allí estamos muchos teniéndonos compañía.
Un abrazo.

Noray dijo...

De qué se alimenta un silencio, sino del sueño de convertirse en palabra al amanecer.



Un beso.

Lembranza dijo...

No tener sueños eso si que es locura. Me ha enamorado tu blog y todavía más ver que compartimos los mismos gustos de Silvio Rodriguez y Benedetti. Un abrazo
P.D. Lo mejor que me llevo de Alcala es haberos conocido en directo

Mayde Molina dijo...

Jose

Cierto Jose, dan muchas ganas de zambullirse y quedarse allí zambullido
Besos

Taty

Gracias linda, esas fotos de las nubes las hice en el avión regresando de Madrid, era un cielo perfecto.
Yo también, querida, prefiero todo eso de los sueños y la locura, y así pensar que ellos son mi realidad
Un beso para ti

A

Pues fíjate que a veces no estaría tan mal ser mujer de hielo, pero no duraría nada, nada, como tal, porque el fuego que llevo dentro derretiría por completo a esa mujer de hielo ;)


Leo

Qué suerte entonces Leo,
Que nos tengamos allí también en compañía
Un beso


Noray

Qué bueno sería también Noray, los sueños trayendo en cada amanecer palabras silenciosas,
para el alma
Un beso


Lembranza

Que bien linda, yo también estoy feliz de haberte conocido, ahora ya podremos compartir sueños y a Silvio y a Benedetti y lo que venga…
Un beso