martes, 30 de noviembre de 2010

Dientes de leche



























Hoy siento que estás siendo como él
Un hombre más de piel de ocasos
Piel que solamente se respira
Entre los versos y las sombras 
Que es tan sólo presencia en la palabra

Y en la palabra…
Tú sigues, lames, te enredas, te embelesas
Has besado ya las almas de las huellas
Que a mí me habían herido con armas de hembra astuta
Estás copiando al milímetro
Cada gesto que otros ya habían hecho

Vas y vienes
Juegas
Te dispersas
Te recreas
Te estremeces
Te derramas
En millones de palabras que florecen
Lluvia de ti


y sólo han logrado que yo me vaya
antes de que mis pies estén chapoteando
de nuevo en otro charco

Yo no sé por qué he tenido que mostrarte
mi cofre de los secretos rotos
Será que aún no aprendo lo que debo
Pero lo cierto…
Es que de armas de mujer ya me deshice en otras guerras
Cuando gané nada quise
Y cuando perdí seguí queriendo
Son cosas incomprensibles que a veces nos suceden
Por eso ahora 
solamente:

L L O R O   D I E N T E S   D E   L E C H E


Antes de darme la vuelta
Y dejar de ser la boca
Que ponga sobre tus manos
La tormenta que pueda volver a herirme
De palabras sin tocarme de vida
Ni debidamente

Yo nunca fui de esta manera
Me ha hecho así el tropiezo
Y ahora no dejo de encontrarme
Con el desdén disfrazado
Llevando puesto un sombrero de poeta loco
Con la misma candileja rota
Con la misma arcilla entre las piernas
Con las mismas madejas en los sesos
Dispersos reflejos de vuestros mundos ojo
Que no saben mirar la cara más sensible
Y el cara o cruz de la moneda

Me sobra con lo que he visto
Por eso ahora solamente voy a escribirme haikus
O largas novelas en que todo sea de mi invento
Para que ni el viento sepa
En qué lugar respiro templándome la voz
Leyendo versos de agua, flores de amantes
De otro antaño

El día que la arcilla 
Que a muchos hombres piel de ocaso
Os da empuje y os sostiene
Se haga madera de alma y roble
Abriréis los ojos hacia el mundo

Y el mundo llevará ya un siglo
cerrado por desacato

“mujer de aire”

9 comentarios:

Laura Caro dijo...

No me gusta verte llorar, Mayde.
Prefiero esa risa fresca y esa sonrisa que llena el alma cuando te olvidas de todo lo que te inquieta y eres tú sola y libre.
Aquí estoy si te hago falta.
Besos, hermana.

Amelia Díaz dijo...

Mi niña, ve a ver mi blog.
Te quiero!!!

José María Alloza dijo...

Con lo bonita que es tu sonrisa…
El poema es precioso.
Un beso

Taty Cascada dijo...

Yo también estoy extrayéndome un diente, que pensaba definitivo...Duele la extracción, duele ver como salen sus raíces, y duele la sangre que inflama las encías.
Un beso

Noray dijo...

¿Cómo se puede escribir así? ¡Es bellísimo!

Ya sabes que a veces un simple haiku se puede hacer un inmenso poema.



Un beso.

Leonel dijo...

Muy bello, Mayde, bellissimo, pero me deja un sabor triste en fondo, espero sentir nuevamente tu sonrisa cuando la dejas ir en el viento, en tu aire con las alas de tu abuela-ángel.
Un beso y un abrazo grandísimo.
Leo

Edu dijo...

Desgarrador, pero emotivo. Tus versos son suspiros.
Un Abrazo

reltih dijo...

UFFFFFFFFFFFFFFFF, ME ENCANTASTE CON TU FUERZA!!!!!
BESOS

IV Encuentro de Poesía en la Red dijo...

Hola, bellisimos versos;
Hay novedades en el blog del
encuentro.
Un abrazo