jueves, 4 de noviembre de 2010

EL EMPERADOR (Relato...historias, pensamientos)



El emperador


Si tú supieras…
Tengo las palabras más bonitas,  las que nunca se han dicho, las que jamás se han escrito, las que aún no has oído, guardadas para ti.
Para cuando tú me ames.
Para cuando tú,  me ames pájaro del viento,  lucero de la noche,  calidoscopio de colores bailándonos sueño a sueño… En el agua, en la piel, en el fuego, en el aire, en la tierra… Sí, ya lo sé, que he dicho tierra,  en la tierra, esa tierra que nos puede, esta tierra en que buscamos paso a paso ser y estar siendo, soñar y obtener el sueño, pedir y alcanzar lo que queremos. Como cuando éramos niños, como cuando yo era niña, y soñaba fantasía y tenía fantasía, o pedía amor y amor me daban.
Amor de corazón, de sin palabras. Porque el amor, no necesita de las palabras para sostenerse, él es el fuego del corazón y con eso le sobra y le basta.  Lo mismo que amar es el verbo que más fuego contiene y el que más vivo está siempre.

Y el otro día, ahora lo recuerdo, me hicieron estudiar en clases de medicina china, que el corazón es “El Emperador”, el emperador de los órganos de todo nuestro cuerpo. Es el emperador que reside en su trono, perfectamente protegido, es el que a todos los demás alimenta, porque sin él no hay cauce de sangre y nada se nutriría como es debido.
Porque eso es  él,  el que da la vida al resto de la carne. El cerebro, es sólo un ordeno y mando, un órgano-máquina, emisor de señales, pero no es él, el que riega, él que inunda, el que alimenta, solamente es el que se rige por estímulos.
Por eso el amor está en el corazón, aunque a veces lleguemos a pensar que está en la cabeza, que amor es mente y no corazón.
Pero no es así, porque amar, cuando se ama de verdad, reside en el corazón y por eso  también está circulando por la sangre, en la sangre que brota a mares del "emperador" para abarcarlo todo en su cauce.
Y el corazón, imagínate,  no huela a nada, a nada más que río caudaloso y a sangre pura y viva. No puede oler a nada más que a eso.  
Y ya lo sabemos, la sangre está en todas partes, hasta en la más minúscula porción de nuestro cuerpo hay sangre,  más o menos enriquecida por la energía vital de nuestras células, más o menos pura por las toxicidades en las que nos podamos ver envueltos, pero siempre, al fin y al cabo, sangre corriendo a ríos de venas y arterias por nosotros.

Y el amor es la energía vital, la energía del cielo, la energía de la vida. Es la energía primaria, la  que nos hace ser, que nos hizo nacer.
Por eso el amor es tan importante, porque llevamos su energía en la memoria más antigua de cada una de nuestras células. Por eso seguimos toda la vida buscando amor, necesitando amor, y es por esa misma razón, que la gente enamorada está mucho más hermosa que el resto de mortales.
Uno puede ver que tienen los ojos más brillantes, que sonríen por nada, por cualquier cosa, que casi se les escapan estrellas de los ojos cuando te están mirando. Y todo eso les sucede por qué están inundados de sangre de amor, de energía a raudales de amor, llegando a cada célula de su cuerpo y transpirando por su piel desde dentro hacia fuera. Por eso podemos verlo, porque el amor, cuando es amor, sale hacia a fuera, es imposible poder contenerlo.
Por eso mismo también, los que no aman, los que nada sienten, los que se han hecho un camino apartándose del amor, están más amarillentos, enferman más,  están más grises, más tristes. 
Y todo y solamente es, porque les falta amor, porque a sus células les falta la intensidad del rojo, les falta la sangre viva, viviendo viva. Su fuego cuece lento, está casi apagado, es casi imperceptible…


En cambio cuando amamos con el corazón, él se encarga de inundar de amor todo el cuerpo a ríos y caudales de células rojas, que son las que contienen el aire que el amor necesita para respirar un poco, las células de la sangre cobijan libremente entre sus huecos; rojo, plasma, aire, y en ellas circula la fuerza incontenible del amor.
Y cuando eso sucede, el amor también se instala en el cerebro, en el alma, en la piel y entonces es cuando nos soñamos, cuando nos ansiamos, cuando nos imaginamos en cada situación en que aún tal vez nos desconocemos.
Y nos imaginamos al detalle y con precisión. Nos imaginamos amándonos, haciéndonos el amor, cuerpo a cuerpo y beso a beso, en cualquier forma humana, deshaciéndonos de amor en una cama, en una playa, en lo alto de una cima, en la ducha, en el sofá, en cualquier lugar posible e imaginable, porque el amor, cabe en cualquier lugar y en todos los momentos y lugares del mundo…
De día, de noche, al tras luz de la tarde, al viento de las estrellas, al susurro del alba, en cualquier momento vale, porque el amor, siempre esta predispuesto para hacerse verbo vivo, para hacerse manifiesto, para brotarse en sangre e inundarlo todo.

Yo estoy inundada de amor, siempre lo he estado, desde niña. Porque nací de un amor muy grande. Eso soy y a eso he venido, a cumplir los designios del fuego de corazón. Por eso soy de aire, para encender y avivar el fuego del amor, por eso amo, por eso sueño que amo cuando no amo, por eso escribo amor, por eso soy  y vibro amor.
Y por todo eso,  ahora que es noviembre y empieza a hacer ya frío, sigo escribiendo al amor. Porque el amor sigue vivo en el aire, sigue vivo en los pulmones, que llenan de huequitos de aire los espacios necesarios en la sangre.
Por eso es posible la metáfora: "llevar primaveras dentro del pecho, como flores perennes que nunca mueren", aún en noviembre y hasta en diciembre y en enero.

Y como tú, ya me has rodado por la sangre, yo ya he podido inundarme de mi propia sangre deseando amarte, por eso es  que ya puedo imaginarnos a ti y a mí, aunque aún no lo seamos, amor de sangre, amor de Emperador, amor de estar en un trono inundándolo todo a ríos de sangre viva, a amor de fuego de corazón. 


"mujer de aire"



 *Este texto está inspirado en textos de medicina china “los 5 elementos, los 5 movimientos”. Trataré de ir escribiendo uno a uno, con los órganos y las emociones que le corresponde a cada órgano y a cada elemento.  

A esta canción debieran hacerle un homenaje, por las verdades tan grandes que contiene, así que mientras no le llega se lo voy a hacer yo aquí, en mi casita del aire. 

Va por Manolo García y su "Ruge Mistral"

9 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Prometen esos cinco elementos.

Leonel dijo...

Ya conocía de tus estudios de la medicina oriental, y me habías anticipado que tenías pensado inspirarte en ellos para escribir algo, pero no imaginaba en una prosa tan llena de poesía como la que acabo de leer.
Me gustò mucho , Mayde.
Un abrazo.
Leo

Mayde Molina dijo...

Gracias Jose, Leo, me alegro de que os guste la visión amor "medi china"
Besosss

Anónimo dijo...

Thanks for sharing us informative posts.

thanxx
scholarships for hispanics

Anónimo dijo...

Generally I do not post on blogs, but I would like to say that this post really forced me to do so! really nice post. financial help

thanxx

Anónimo dijo...

Have you had issues with spammers? I also use Wordpress and I have some excellent anti-spam practices; please Email me if you’re interested in an exchange of ideas.


Kinde, nook, Kindle DX side by side

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

I agree with your thoughts here and I really love your blog! I’ve bookmarked it so that I can come back & read more in the future.

thanxxx
financial help

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.