viernes, 5 de septiembre de 2014

Cometas en la sangre (2)




No puedo acabar este poemario
Yo que antaño besaba 
animales de asfalto
y hombres tristes
Ahora contemplo 
a un hombre 
tierno
y me deshago

No sabría decirlo de otra manera
es como un antes y un después
de lo que siempre debí 
haber aprendido
para elegir
bien
    el amor
    la quietud 
    la efervescencia

Hablo con mi mujer adulta
y en mi cabeza responde
la eterna golondrina 
He migrado estaciones
y con los años
he cambiado al amor
varias veces de nombre
Pero ahora solamente
me detengo
contemplo 
a un hombre 
tierno 
que aun no
me ha besado
y no puedo
no puedo 
sin su beso
acabar este 
poemario



1 comentario:

Rafael dijo...

Hay mucha ternura en estos versos.
Un abrazo.