sábado, 20 de marzo de 2010

En las noches de Neruda



En las noches calladas en que siempre viene bien leer a son de Bach, el alma rota de Neruda...
En las noches en que uno deja volar le fe en los sueños, en los amores sin calma y en el destino perfecto de las flores.
En las noches en las que yo carezco de ti y tú careces de nosotros, que ya no estás aquí y sabrás de sobra y entenderás a tu manera, que solamente te busco para no dejar de soñarte cualquiera de estos días… Y también en las que sabes que te he estado echando de menos y de más; que aún no he aprendido a comprenderte del todo, que la nostalgia me atrapa y me encadena a tu piel y que me vuelve a desprender de ti cuando en la noche no me alumbras para poder quererte más de la cuenta y así pensar en nuestros besos la mayor parte del tiempo.

En las noches que ni Dios sabrá porqué te has evaporado y yo no me he quedado ni en silencio ni rota.
En las que me habré fundido sin saberlo en los espejos negros de tus ojos, en las que las dudas de ser claro y verdadero o de estar hecho a mi alma, me han llevado tan lejos de ser tu sombra.
En los tiempos de las noches en que sé que me he estado equivocando mucho y atinando bien poco, en las que me he conformado con la hipnosis de tu nada nuevo que contarme después de la lluvia o de la niebla…

En las noches sin luna y sin sueño y sin hambre, pero con falta de tu carne entre mis dedos.

Y en las largas noches en que te estado perdiendo y me he estado encontrando.
Y en las de nuevos preludios, de andares por los bosques, en las que me sienta bien ser mujer y tener la pluma de aire y ya no tener que extrañarte mucho cuando se hace oscuro y tan de noche.

Y en las noches en las que no apareciste para dibujar mis mundos o mis muslos, en las noches de milongas y de boleros, de instintos primitivos en las que comenzar a amar y dejar de hacerlo volvió a ser la misma comba entre tus manos.

En las noches de hoy, en que tienes alguien a tu lado, pero sigues buscando en secreto a ese alguien de las noches que aún no ha llegado...

En las noches en que sigue vivo tu abrazo añil en mi recuerdo, en que pensé que estaba hecha de cachitos de ti, de tardes de lluvia y de andares.

******


En las noches que he tomado
un sorbo de más
y he dado un beso de menos,
en las que noches que he sido Lucía
y me he dormido en un blues
en las horas que no soy de nadie,
ni si quiera de ti o de tu alma rota
y me sigues obligando
a ser solamente pluma
o palabras para un sueño,
como Neruda…




Lucíabluesindreams


Imagen: Luar de autor desconocido

Imagen: Solsona Mare de la Font de Josep Tomàs

http://www.flickr.com/photos/thundershead/4035938268/in/set-72157622516132115/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué hermosas palabras
nacieron esas noches Lucía...

Un gusto descubrirte,
las imágenes también son muy lindas

Mayde Molina dijo...

Gracias anónimo, por tus palabras y por tu visita. Les doy los halagos de tu parte a los autores de esas imágenes