miércoles, 4 de mayo de 2011

Preciso...


















Preciso de tus manos.
No escribir largos versos, ni leerlos.
Volver a nuestro nudo perfecto,
a nuestro lazo entramado
bajo el ardor de tu cuerpo
mientras el mundo es de lluvia.
Preciso, volver a desleernos la distancia,
abandonar la nostalgia tras los ojos.
Sonreírle a nuestras bocas dichosas,
prolongar cada segundo y cada hora
y  pelearme contigo un minuto
por el mando de la tele
y el lado bueno de la cama.

Preciso, relatirme, revivirme,
vibrar junto a ti.
Derretirme al sonido de tu voz gemido
y quedarme dormida a las puertas del día
descansando el exceso de amor en tus brazos.

Pero, ahora…
Sólo escribo palabras sin boca,
ríos sin cauce y sin mar.
El aire va vacío y sigiloso
y yo quiero que llegue, que me entregue
que se cuele tu olor por mi ventana.
Que se prenda a mi piel
y reemplace al que vive tan sólo en mi mente.
Porque tengo tantos sueños, que de pronto:
se me escapan y vuelan sin permiso
para acudir a alborotar tu almohada.
(Esa que estrechas contra ti
pensando que es mi cuerpo)

Abrázame.
Sueña conmigo.
Rómpeme de amor.
Preciso de tus manos,
de tu cálido vientre, de su semen,
de tu blanco de amor, llenándome desnuda.
De tus labios sedientos besándome las sienes,
de tus ojos penetrándome, quebrándome en el aire.

Ven, no tardes.
Porque preciso de ti
en cada espacio
que no nombro
de mí misma.

“mujer de aire”


5 comentarios:

*Mar de Pasiones* dijo...

Woooo! Que pasión!!!
Me encantó!
Gracias Mayde, por seguir compartiendonos tu bella poesía....


Un beso.

Anna Rossell dijo...

Un poema reeixit, que aconsegueix descriure un sentiment que sembla impossible d'expressar amb paraules. Crec que la teva força rau en la inusitada combinació de les paraules, saps treure-les del seu entorn habitual i neixen llavors amb un sentit renovat que diu coses que habitualment no diuen.

Juan dijo...

Has conseguido describir con hermosas y sensuales palabras el dolor y ansiedad que procura la ausencia del ser que tanto amas.
Lo leí anoche, y me desvelé.
Saludos.

María Socorro Luis dijo...

Un grito apasionado de amor, de ausencia. de espera pero no de olvido.

Delicado erotismo y tierno reclamo.

Abrazo .

Oréadas dijo...

El amor, siempre termina encendiendo el alma y las palabras así lo muestras, así lo he leído.
Un besito Mayde.