jueves, 9 de diciembre de 2010

Arrivederci Roma



Mi hijo Nil y yo, visitando el Coliseum


Escucho en mis oídos la historia de los hombres, la herida y las victorias de gestas del pasado, los surcos que han trazado en estas calles, que hoy son un perfecto escenario que nos muestra la huella de lo humano.
Detrás de cada piedra encuentro un mundo vivo, detrás de cada huella un camino que parece desvelar al mismo tiempo lo vano y lo cierto,  también la luz de lo divino que a veces acompaña la senda humana.

ROMA; Roma ha sido, es, sigue viva, palpita, te deja el alma muda...
Cuna de Césares y Gladiadores, Dioses, Vestales, Imperio, Caída, Renacimiento, Lucha de poderes, Papas, Iglesia, Vaticano… 
Un mundo aparte entre Roma y el resto del mundo; el Vaticano, un pequeño gran reducto de riquezas asombrosas, mostrándose ante aquel que se asoma y lo contempla estremecido, como yo misma he hecho, con ojos absortos, sorprendidos y un rumor de "no comprendo" flotando en la mente…
Y pensar que Él sólo dijo: 
“Pedro: sobre esta piedra edificaré mi iglesia”. Me entristece pensar de qué manera ha interpretado la Iglesia Católica la palabra del Cristo, cuando lleva tanto tiempo haciendo ostento de toda la riqueza que les cabe en su pequeño rincón-país de la tierra,  mientras cada día sigue habiendo niños, que en otros lugares del planeta, están muriéndose de hambre…
El mundo es lo que es, lo que hemos dejado que sea, mientras caminamos o corremos y no sabemos asimilar el peso del pasado cayendo sobre nosotros. Dicen que la historia siempre se repite, pero ya hemos hecho oídos sordos…

***

Roma me inunda, 
me cala, me traspasa
me asombra sus detalles...
Me pierdo en los colores de los lienzos, 
pintores que han plasmado el color de sus sueños, 
con un arco iris asombroso
besando la textura de las telas.  
Miguel Angel ha pintado con polvo de lapislázuli 
el cielo en el frontal del altar de la Capilla Sixtina
pero sólo me permiten contemplar tal maravilla por diez escasos minutos.
El Juicio Final, plasmado en un mural inmenso e impresionante;
 que contempla al mismo tiempo a la gente que lo admira boquiabierta.
Deambulo entre otros pasos que me empujan a seguir hacia delante, 
cierro los ojos... 
Quiero plasmar este azul polvo de lapislázuli en mi recuerdo 
y así poder revivirlo cada vez que me falte en algún sueño...
***

Me llevo hacia mi mundo cada olor impregnado de esta Roma antigua y poderosa, de esta ciudad presente y llena de huellas que han dejado matices de color en cada uno de sus rincones para que hoy sigan cobrándose vida propia, bajo la luz del día.
Me inunda lo bohemio, la sonrisa abierta y sincera de esta gente amable, cada detalle, cada gesto, todo está vivo en una Roma repleta de notas y sabor a reencuentro perenne con el arte. El sentimiento aflora a rios, sin remedio, la música en las calles del Trastevere, el olor a invierno dulce, a castañas asadas, a café recién hecho.
Camino bajo un cielo nocturno y apenas son las seis de la tarde. Llueve y hay unas luces de Navidad anticipada brillando entre las gotas transparentes de la lluvia.
Será que todo se precipita, hay quien quiere que el mundo corra más deprisa que nosotros, la Navidad está llegando a los escaparates y a las calles de cada ciudad como esta, mucho antes de que tenga tiempo de prenderse en nuestras almas, mucho antes de que llegue al calendario. Sé, que cuando llegué a Barcelona mi ciudad también se habrá vestido con la misma Navidad anticipada.

A pesar de todo lo que a veces me deja un poco triste, turbia y ensimismada en mil preguntas para las que no hallo respuesta, cada vez que ando contemplando las huellas de la historia, sé que nunca voy a poder olvidar los días que he vivido en esta ciudad de luz.
Me llevo en el recuerdo una Roma antigua y moderna conviviendo al mismo tiempo, una Roma maravillosa, repleta de arte y derroche, de matices de color, como este arco iris que pude ver justo al aterrizar,  cuando quise pensar, todavía sin saber que estaba en lo cierto,  que era el presagio de todo lo hermoso que me estaba esperando en esta ciudad sin tiempo, a la que espero volver cada vez que necesite inundarme con sus latidos, meciendo en la misma cuna pasado y presente de la humanidad. 


Arco iris en el Aeropuerto de Ciampino, 9 de la mañana, 3 de Diciembre de 2010

8 comentarios:

Pedro F. Báez dijo...

Roma, capital histórica de Occidente, como tal; cuna de nuestra cultura latina (Grecia queda más distante, histórica y culturalmente y está latente, copiada y asimilada insoslayablemente y de mil maneras en la Roma Clásica). Cuna, asimismo, de nuestra lengua romance como parte de una riquísima familia de lenguas evolucionadas del latín. En la antigüedad, sólo Alejandría osó hacerle sombra y en la actualidad, sólo París se aproxima a su riqueza cultural, artística e histórica. Ciudad sin rival, indudablemente. Ciudad Eterna. Gracias, Mayde, por estas crónicas desde Roma que nos han transportado a otros tiempos y a otras vivencias. Bienvenida a casa, cuando regreses. Abrazos y besos para ti, Mujer de Aire.

MarianGardi dijo...

Io sono innamorata di tutta l'Italia, è bellisima.
Sobre todo Firenze por excelencia
la Piazza de la Signoria o del Duomo y el Ponte Vecchio.
Quiero volver!!
Seguro que no olvidaras Roma, sicuro, sicuro!!
De Italia me gusta todo, comida, paisajes, arte, tutto, tutto!!
Un abrazo

Taty Cascada dijo...

Siempre ha sido un sueño recurrente, a veces tormentoso...Desde adolescente devoraba los libros que me transportaban a escenarios de gladiadores, túnicas magenta, ramas de olivo, ánforas, riqueza, y ostentación, volaba sintiendo que podía sentir el griterío en el Coliseum...Siempre Italia, Roma, ha sido mi obsesión, pero vivo tan lejos al fin del mundo, pero me conformo devorando imágenes, escritos, cuanta información me lleve, por algunos mágicos minutos a una tierra que me llama por su belleza y cultura....Comentario aparte El Vaticano, supongo que ese tipo de contradicciones es lo que ha generado distanciamiento hacia la Iglesia, sin mencionar que sus bases como el celibato han derivado en atrocidades sexuales con niños.¿Tendrán conciencia algún día, los altas esferas clericales que el mensaje de Cristo está en la pobreza y en la verdad?.
Un beso Mayde, gracias por compartir las fotos, y tu hijo está muy bello.

Carmela dijo...

La he visto con tus ojos.
Espero algún día verla con los míos.
Biquiños.

reltih dijo...

DE ACUERDO CON CARMELA.
BESOS

carlos de la parra dijo...

Excelente tu reflección acerca de Roma,creo que éstas palabras de "sobre ésta piedra edificaré mi iglesia",se contraponen con las de "no hagan cultos ni edifiquen templos en mi nombre",francamente quienes han demostrado a través de los siglos la preferencia por la acumulación de riquezas difiere mucho de lo que claman predicar.
Hay tantos mitos creados por nuestros miedos e inseguridades como humanos que dudo mucho que un Dios que puede inventar seres como un flamingo , por ejemplo,sea alcanzable y comprensible por nuestra mente y que dicho Dios haya nombrado a quienes no tienen capacidad de comprenderlo para que nos lo expliquen.
Más bien pienso que dentro de nosotros sabemos nuestro sendero por libertad total divina, y no necesitamos uniformados e idolitos para que el Supremo nos escuche.
Claro no piensan igual quienes viven temerosos.

Laura Caro dijo...

Mayde, me has transportado allí.
Roma es uno de los muchos lugares que me quedan por conocer.
Hoy me voy con la Roma que mi trilliza ha sentido y me acerco un poco a mi objetivo.
Un beso, preciosa.

Leonel dijo...

Has descrito Roma en un modo que los romanos se sentirían más orgullosos aún de vivir en ella. Haré la traducción de tu entrada y la mandaré a mis amigos en Roma. Estoy seguro que els gustará muchísimo.
Un abrazo.
Leo