martes, 25 de marzo de 2014

De musgos en la piel...


Incéndiame los musgos de la piel y ábreme de pétalos
Tú, 
calma de viento
Corazón
Invéntame un momento para Ser en tu boca:
la amapola
el Incendio
Y peináme el Deseo
con cicuta de Besos
Dame un tiesto de Amor
donde plantar golondrinas
Encóframe en tu verbo
y hazme libre esta piel
que destila los versos
que no quieres leer

No me subas al vértigo
Ni al antes o al después
del mar del Aconcagua
Dame Ala y vocales de Ave
Déjame ser niña y mujer
en este invento mío
Déjame ser 
tu consentida
Licencia 
permisiva
que te teja 
y te labre
cincel
y te haga de Sueño
en mi Aire

Dame tardes de verbo y silencio
¡Noeesssss,  dame !
Para mis versos sangrando en la noche
Para mi hambre y mi invierno
Y mi vuelco de aurora boreal
Enarbolada 
Dame fuego y palabra de Hombre

Que yo:
procuro la madera
Hacértelo de Ascua 
inagotable
sueño

Dame agua y ternura
como trinchera y fármaco
Que ya me deshicieron jirón y Sal
Que ya trajeron hasta mis puertas
Maletas llenas de interrogantes
Salpicaderos de sémenes
Desiertos y lavas
Falsas alas
Promesas
Lágrimas
Palabras
Lisonjas
Desgarramientos
Pretéritos y báculos
Cadenas asesinas a mi vientre
de Luna

Dame 
Cuna y Balada, sólo tú:
hombre del Sol

Dame el primer beso
de Amor
El beso Primigenio
que me vuelque del ciclo
de los tiempos
a mí 
la inenerrable
Incrédula

Dame un pueblo en tu pecho
Una ciudad en un mundo paralelo
o gemelo al tuyo
Un lugar donde tejer los nombres
Que nos hagan ser fruto de la Luz
en este lienzo
que me pintan los sueños
cuando me duermo en ti

Dame Voz
en tu Voz
Pronúnciame Mujer
sin calles

Y yo...
Vendré a ofrecerte el Aire
y la mañana
de esta bien soñada
Primavera 
de Ciervos
Consentidos
Copulando
con los ojos
Desnudos

"mujer de aire"