martes, 23 de junio de 2009

AMANECER




Amanecer un día más de tu silencio
de mi ventana rota
Rocío de cristales sobre el lecho

La vida se llevó aquellos momentos,
que fueron olvidos por ti causados.
La noche se llenó de tus ausencias,
sintiendo un rubí en el pecho
que sangraba de amor y por tus dudas.

Tuviste el poder de otorgarme fantasía
de proclamar ilusiones,
que no eran tuyas, ni mías,
ni del aire.
Tuviste el poder de enmudecerme el alma,
con cada beso alado que me dabas.

Y ahora que ya no tienes nada...
Que tal vez sólo fui vanidad para tu culpa,
olvido para tu pesadumbre

acércate al sol y contempla;
desde tu llana y vacía soledad,
desde incierta ternura,
que el cielo sigue brillando sin tus besos
aunque mi corazón se hunda.

Vestigios del fuego que ayer fueron pasiones,
senderos que te llevaron de nuevo al mismo lugar:
a la piel del caballero con armadura de hierro
a la espada sin clavarse  
a las huellas imborrables
como la cicatriz que dejó el diamante
en la frente de la mujer hindú.


Amanecer un día más en el recuerdo
de tu boca pronunciando:
"Soy un caballero"
...Cuando nunca fuiste ni hombre



No hay comentarios: