martes, 27 de agosto de 2013

Peregrinos

Georgia O'Keeffe













Aquella iba a ser mi última partida
había dado comienzo el verano más largo
que recuerdo...

Miraba nuestra sombra en los espejos
la indulgencia del beso que dejaste en mi hombro
y tus ojos brillando destemplados
en el frío esplendor de los escaparates caros
En el mismo aeropuerto que me entregó a tus brazos
me esperaba otro vuelo de ave a la deriva
tú seguías buscando una salida
yo maullaba en silencio por un verbo de amor

Nosotros nos vivimos desde el sueño y la ráfaga
con el código ciego en que se apresan
los maestros de las causas pérdidas
no supimos decir las palabras prohibidas
nos perdimos ajenos con el último beso
y fuimos solamente dos aves peregrinas
con amor de ida y vuelta para una estación